CIUDAD DE MÉXICO, 01 de noviembre de 2020.- En una conmemoración histórica que dio cuenta de la riqueza de culturas y cosmovisiones de México, 20 pueblos indígenas de todo el país se reunieron en el Patio Central de Palacio Nacional, para honrar, en el marco del Día de Muertos, a las víctimas de la pandemia por Covid 19, en la inauguración de la ofrenda “Una flor para cada alma”.  

El acto dio inicio a las 12 horas con la ceremonia yaqui de Saludo al sol, encabezada por el gobernador tradicional de Pótam, Sonora, José Ángel Maldonado; posteriormente la rezadora mazateca Teresa Ríos García llevó a cabo una ceremonia tradicional. 

“Los pueblos indígenas están vivos y mantienen sus valores culturales y espirituales, que representan la riqueza y la abundancia: la vida al nacer, al recorrer y morir”, afirmó la representante del pueblo mazateco de Oaxaca mientras ofrecía una limpia con hierbas e inciensos de copal al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y a su esposa, la Doctora Beatriz Gutiérrez Müller.  

Como un llamado a mantener encendida la llama de la esperanza, previo al recorrido por los altares tradicionales de “Una flor para cada alma”, el Presidente encendió una vela para conmemorar las vidas de quienes han fallecido víctimas de esta pandemia. 

El director general del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), Adelfo Regino Montes, acompañó al Presidente y a su esposa durante este recorrido en el que representantes de los pueblos indígenas del país compartieron ofrendas y altares de acuerdo con su cultura y tradiciones ancestrales. Asimismo, se contó con la participación de autoridades comunitarias que gobiernan bajo el principio de usos y costumbres. 

En esta ofrenda en la que el Palacio Nacional se abrió como la casa de los pueblos indígenas de México, se colocaron altares tradicionales con motivo del Día de Muertos y se dio inicio tres días de luto nacional dedicados a recordar a todos los difuntos y, en especial, a quienes han perdido la vida a causa de la pandemia de Covid 19. 

La ofrenda se centró en pueblos representativos de las cuatro regiones del país: oriente y costa del Golfo de México, norte y centro-norte, occidente y sur, y sur sureste.  

El evento fue amenizado por la banda de música Donají, de la comunidad zapoteca de Villa Hidalgo Yalalag, Oaxaca, una de las agrupaciones presentes durante los tres días de conmemoración.

Además, en el Patio Central de Palacio Nacional se colocaron tapetes de aserrín y un altar donde convergen los elementos tradicionales de los altares: cempasúchil, maíz y ceras. 

El domingo 1 de noviembre a las 19 horas se llevará a cabo el encendido de velas en Patio Central de Palacio Nacional, así como una ceremonia del pueblo nahua de Puebla. Mientras que el lunes 2 de noviembre a las 12 horas tendrá lugar la ceremonia tradicional wixárika.  

Al respecto, la secretaria de Cultura del Gobierno de México, Alejandra Frausto Guerrero, ha expresado que: “no existe una manifestación cultural tan vasta y profunda en nuestras culturas como la conmemoración y la celebración del Día de Muertos, esto no es exclusivo de una región, esto sucede en todo el país”.  

De igual forma, la encargada de la política cultural del país ha invitado a seguir los festejos por el Día de Muertos a través de las diversas actividades digitales que se tienen planeadas, mismas que se pueden consultar en la plataforma Contigo en la distancia, en la sección #ContigoAlMásAllá, donde hay videos, música, lecturas, programas de radio, historias, cuentos y actividades varias, para disfrute de las diferentes audiencias.  

El altar, se podrá visitar de manera virtual a través de la plataforma Contigo en la distancia (contigoenladistancia.cultura.gob.mx) y en los canales del Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano (Canal 14, Canal 22, Canal 11, Capital 21, IMER, Radio Educación) y por redes sociales y páginas oficiales del Gobierno de México.