TLAXCALA, Tlax., 28 de julio de 2021.- El 90 por ciento del ingreso corriente en México cayó en un 90 por ciento, esta disminución afectó en el sector hotelero y alimenticio en entidades como Quintana Roo, Ciudad de México (CDMX) y Baja California Sur, mientras que para Tlaxcala, Querétaro y Aguascalientes la perdida repercutió en el sector industrial, según cifras al último corte de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) 2020 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

En conferencia de prensa, el presidente del INEGI, Julio A. Santaella, dio a conocer los resultados de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2020, misma que se levanta cada dos años desde 1992 para proporcionar un panorama sobre el monto de ingresos de los hogares mexicanos y su aplicación en materia de gastos, así como características ocupacionales, sociodemográficas y la infraestructura de las viviendas encuestadas.

Julio A. Santaella señaló que dicha encuesta recaba la información de más de 100 mil viviendas mexicanas, divididas en diferentes rubros que incluyen la información de ingresos y gastos, la representatividad por entidad federativa y los sectores rurales y urbanos, información que es de utilidad para usuarios de diferentes sectores como la política pública o el diseño de diferentes programas sociales o gubernamentales.

Según las estadísticas del ENIGH proporcionadas por Santaella, durante 2020 el país sufrió una caída del Producto Interno Bruto (PIB) del 8.5%, lo cual representa un impacto de pérdida en la fuerza laboral y la población ocupada durante el pico de la pandemia.

Además, la encuesta señala que en los hogares mexicanos disminuyó el número de personas con trabajo; por ende, existe una caída de integrantes del hogar que perciben ingresos corrientes, señalando que la adquisición monetaria trimestral bajó un 5.8% respecto a 2018 con 50 mil 309 pesos.

Por otro lado, el director del INEGI señaló que el uso de las transferencias, jubilaciones, indemnizaciones y beneficios económicos de los programas sociales aumentaron un 8.3% a diferencia de 2018; sin embargo, este aumento de utilidad de dichos programas fue insuficiente para contrarrestar la caída de los ingresos de los trabajos, aún cuando la estadística recogió que este tipo de programas sociales llegan al 30% de los hogares mexicanos.

De la misma forma, el ENIGH mostró que actualmente un 90% de la población mexicana mantiene una disminución del ingreso corriente, por lo que entidades como Quintana Roo, Ciudad de México y Baja Californa Sur han mostrado una decrecimiento en servicios hoteleros y alimenticios, mientras que otros como Querétaro, Aguscalientes, Jalisco, Tlaxcala y Coahuila han mostrado pérdidas en el servicio industrial.

En relación con las zonas rurales y urbanas, la estadística presentó un incremento del 3.8% y una disminución del 8% respectivamente en los ingresos familiares, destacando que durante el periodo de contingencia algunos servicios como alimentos y bebidas, salud y vivienda aumentaron un 40%según la necesidad de gasto de las familias mexicanas, en contraste con la disminución de otras prestaciones como transporte, comunicaciones, educación y vestimenta.

Por su parte, Edgar Vielma, director general de Estadísticas Sociodemográficas del INEGI, recalcó que esta edición ha contado con una de las muestras más grandes de la historia, siendo seleccionadas 105 mil 483 viviendas mexicanas para extraer los datos del ENIGH del 21 de agosto al 28 de noviembre del año pasado a través de 3171 entrevistadores en cada entidad federativa.

Asimismo, Vielva describió a mayor detalle los resultados básicos de dicha encuesta, enfatizando que existe actualmente una reducción de los tamaños de los hogares en México, pasando de 3.6 integrantes en 2018 a 3.55 en 2020, y comentando que los hogares encuestados reciben trimestralmente un ingreso total de 53 mil 798 pesos.

Para finalizar, Santaella reconoció que la encuesta presentó complejidades adicionales derivadas de la situación de emergencia sanitaria en la pandemia de Covid-19; a pesar de ello, los datos fueron recabados exitosamente, así como los del Censo de Población y Vivienda 2020, gracias a las medidas de salubridad adicionales para sus informantes y colaboradores.