CIUDAD DE MÉXICO, 11 de enero de 2019.- La política nacional de vivienda sigue impulsando nuestro sector (inmobiliario) y seguimos teniendo el beneficio (que muchos países no tienen) de contar con tasas fijas. Somos una nación en desarrollo que cuenta con una de las más grandes oportunidades para las próximas décadas: el bono demográfico. Esto nos permitirá estar -en el mediano plazo-dentro de las 15 más estables economías del mundo.

Pablo Vázquez Rodríguez, presidente nacional de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI), afirmó que los sectores inmobiliario y de construcción siguen aportando más del 14.1% al Producto Interno Bruto. El porcentaje de familias con capacidad suficiente para adquirir vivienda para 2025 oscilará entre los 10 y 15 millones.

En un contexto en el que el gobierno que comienza está en problemas por el desabasto de gasolinas por el frontal combate a la delincuencia que se apoderó de las instalaciones de Petróleos Mexicanos, los industriales del ramo inmobilidario le brindan su confianza, durante una conferencia de prensa.

“Solo tenemos que considerar que existen dos temas de carácter nacional que son barrera para el crecimiento, para el desarrollo económico: la corrupción y la inseguridad. Mientras nuestras autoridades sigan trabajando, implementando estrategias de limpieza, brindando escenarios con mayor seguridad, habrá certeza en la inversión comercial, industrial, turístico, agrícola y sobre todo residencial en todo el país”.

Puntualizó que “en este contexto, quiero resaltar que en AMPI no solo avalamos las decisiones del gobierno federal en campañas anticorrupción, las valoramos, reconocemos y aplaudimos. Se necesita decisión y valentía para tomar estas decisiones.

Vázquez Rodríguez afirmó que existe mayor confianza de la banca así como de las instituciones financieras públicas en el otorgamiento de créditos (inclusión financiera). La percepción de riesgo país ha disminuido contundentemente de setecientas a 334unidades al día de hoy de acuerdo al Indicador de Bonos de Mercados Emergentes (EMBI).

Agregó que las reservas internacionales (millones de dólares) se han quintuplicado de 33 mil 583 en 1994 a 174 mil 937 millones de dólares hasta la semana pasada. (Fuente Banxico). Con todo y los conflictos internos y externos, nuestro país crece. Hoy tenemos tasas reducidas 20 puntos porcentuales (del 30% en el 2000 al 11% promedio en este año).

La tasa de propietarios es de las más altas del mundo, dijo. Existen más de 35 millones de hogares enajenables. Podemos gozar de una estabilización en la demanda de casas nuevas, movilidad urbana creciente, mayores y mejores ingresos traducidos a mayor consumo.

Sólo en el tema habitacional hay una gran oportunidad para nuestros sectores: existe un rezago entre 10 y 11 millones de viviendas. Tenemos una cartera hipotecaria de las más bajas del mundo (6% del valor del parque habitacional) y una inflación controlada (4.89%).

Considera Vázquez Ramírez que México es un país en franco crecimiento, un país de oportunidades, un lugar de tierras fértiles. “En este momento vivimos una etapa muy importante para nuestro país, una fase de transición, de cambios, un periodo histórico donde, a pesar de las especulaciones temporales, los indicadores macroeconómicos nos siguen posicionando en un escenario optimista para los próximos lustros”.

El presidente de AMPI reconoce que la nueva administración del gobierno federal que encabeza Andrés Manuel López Obrador comienza con acciones que han provocado algún desconcierto, pero dijo que son “amenazas que día a día se presentan, y a pesar de éstas, somos y seguimos siendo un país fuerte”.

Durante la conferencia de prensa, precisó que “particularmente, para nuestra actividad inmobiliaria el escenario es positivo. Con el impulso de estrategias económicas que se han implementado a través de los últimos años, tenemos un entorno propicio para el desar