CIUDAD DE MÉXICO, 23 de octubre de 2019.- Morena sigue complaciendo al presidente Andrés Manuel López Obrador y logró avalar reformas a la Ley General de Salud y a la Ley de los Institutos Nacionales de Salud, con lo que se da paso a la creación del nuevo Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi).

Con 290 votos a favor 65 en contra y 42 abstenciones, el Pleno de la Cámara de Diputados avaló en lo general y particular de los artículos no reservados dichas reformas con lo que desaparece la Comisión Nacional de Protección Social en Salud, que opera el Seguro Popular.

De acuerdo al dictamen, el Insabi tendrá como principal objetivo proveer y garantizar la prestación gratuita de servicios de salud, medicamentos y demás insumos asociados, a todas las personas que no tengan ningún tipo de seguridad social, incluidos los extranjeros que se encuentren en el país y requieran atención.

Durante la fundamentación del dictamen, la presidenta de la Comisión de Salud en San Lázaro, Miroslava Sánchez, detalló que el nuevo Instituto será un organismo descentralizado de la Administración Pública Federal, con personalidad jurídica y patrimonios propios, sectorizado en la Secretaría de Salud.

Dijo que impulsará, en coordinación con la Secretaría de Salud (Ssa), acciones orientadas a lograr una adecuada integración y articulación de las instituciones públicas del Sistema Nacional de Salud.

Las reformas señalan que el Insabi y las entidades federativas, celebrarán acuerdos de coordinación para que éstas ejecuten la prestación de gratuita de servicios y medicamentos a las personas sin seguridad social.

Sin embargo, se establece que las entidades federativas podrán acordar con el Instituto que éste se haga cargo de operar los servicios y medicamentos gratuitos con los recursos que les corresponden a ellas.

Se elimina el Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos, para ser sustituido por el Fondo de Salud para el Bienestar, que será un fideicomiso sin estructura orgánica en el que el Instituto fungirá como fideicomitente.

Los recursos se destinarán a la atención de enfermedades que provocan gastos catastróficos; de necesidades de infraestructura en los estados con mayor marginación social y complementar el dinero para el abasto de medicamentos, insumos y exámenes clínicos.

Este punto fue uno de los que causó mayor polémica con los diputados del PAN, quienes cuestionaron y señalaron discrecionalidad en el uso de estos recursos.

Cuestionaron de dónde se obtendrán los recursos para sostener el nuevo instituto, donde la panista Ana López afirmó que el país no tiene el presupuesto para llevar a cabo una cobertura del nivel que promete.

Con carteles en mano con la leyenda #morenaMata EL SEGURO POPULAR 2004-2019, afirmaron que esta reforma es una de las más irresponsables y regresivas que atenta contra los derechos humanos de las personas más vulnerables del país.

Por lo que, informó que su grupo parlamentario interpuso una formal denuncia de estos hechos ante la Auditoría Federal Superior (AFS) por las violaciones a los derechos humanos.