CIUDAD DE MÉXICO, 24 de octubre de 2019. — El presidente de México Andrés Manuel López Obrador se comprometió a transparentar la forma en que funcionan las tres empresas calificadoras de estándares económicos que tiene contratadas para su administración.

El Jefe del Ejecutivo ha criticado a las empresas que han bajado las expectativas económicas por las políticas que se han aplicado, sin embargo, aseguró que se mantendrán los contratos que se tienen actualmente, pese a no estar de acuerdo con lo que publican.

En la última década, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) firmó contratos con Moody’s, Fitch Ratings y Standard & Poor’s por 6.6 millones de dólares para que calificaran al gobierno, según publicó este jueves el Sol de México.

“Hay acuerdos que tiene la SHCP con organismos financieros, con bancos, para contratar a calificadoras que puedan evaluar el desempeño económico, financiero del gobierno, tengo entendido que cuando menos se deben de contratar a dos calificadoras, se les paga por eso”, explicó el Presidente en la conferencia de prensa matutina de este jueves.

“Nosotros tenemos contratos con tres, o sea que podríamos ahorrarnos lo que cuesta pagarle a una pero no lo hacemos, ni lo vamos a hacer porque no queremos que se piense que estamos castigando o tomando represalias en contra de calificadoras, sería un muy mal mensaje para los mercados financieros”, apuntó desde Palacio Nacional.

Aseguró que aún cuando existan desacuerdos con los análisis de esas empresas, el Gobierno federal ha decidido mantener esos contratos “Podemos no estar de acuerdo con lo que dicen las calificadoras como lo que sucedió cuando bajaron la calificación por la situación petrolera y les reclamamos amablemente de que no habían actuado con profesionalismo porque se quedaron callados en el tiempo en que prevalecía la corrupción en Pemex y se cayó la producción petrolera”, señaló.

Reprochó que las calificadoras que han sido críticas a los primeros meses de su sexenio “no vieran” la caída en la producción petrolera en 200 mil barriles diarios.

“A nosotros que detuvimos esa caída, nos bajaron la calificación pero eso es propio de un gobierno democrático y de actitudes libres, no de sometimiento, ni de parte de las calificadoras ni de parte de nosotros, a lo mejor otros gobiernos se quedaban callados, no decían nada, pero nosotros mantenemos ese acuerdo con las calificadoras”, indicó.

López Obrador aseguró que no recuerda el gasto que significa para el erario pero se comprometió a darlo a conocer este mismo jueves sobre el costo del servicio.

“Nosotros respetamos todas las recomendaciones, criterios, decisiones que toman organismos financieros y sobre todo las decisiones que toma el Banco de México que tiene autonomía y nosotros respetamos esa independencia”, apuntó.