TLAXCALA, Tlax., 20 de junio de 2020.- A distancia, por las circunstancias epidemiológicas que atraviesa el país, la diócesis de la entidad conmemora el natalicio de quien fue el primer obispo de Tlaxcala, Don Luis Munive y Escobar el 21 de junio de 1920, oriundo del municipio de Chiautempan y precursor de la beatificación de los Niños Mártires.

Hijo de Cenobio Munive y Epifanía Escobar, el primer obispo nació en Santa Ana, Chiautempan y de acuerdo a datos obtenidos del portal de la Diócesis de Tlaxcala, fue el 2 de febrero de 1925 cuando Don Luis Munive y Escobar ingresó al seminario Palafoxiano de la ciudad de Puebla y no fue sino hasta el 21 de noviembre de 1943, que recibió el Subdiaconado y el Diaconado, el 18 de diciembre del mimo año.

Posteriormente, al recibir el grado de presbítero el 25 de marzo del año 1944, de manos del obispo de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, Don Lucio Torreblanca, en la catedral de Puebla, al día siguiente, realizó su primera misa en Ocotlán.

Trabajó como prefecto de disciplina, profesor y guía espiritual en el seminario de Puebla, desde 1944 a 1955; un año antes, en 1954, fue designado párroco en Ocotlán, donde fue nombrado canónigo honorario, al comenzar a promocionar la devoción a la virgen María, y asimismo, empezar a realizar las peregrinaciones.

El 23 de mayo de 1959, el Papa Juan 23, erigió la Diócesis de Tlaxcala, nombrando como obispo y pastor de la misma, a Don Luis Munive y Escobar, quien tomó posesión de ésta el 11 de noviembre de ese año.

Fue así que, durante su servicio a la iglesia, promovió actividades de evangelización mediante recorridos a municipios y comunidades del estado, y además fue principal promotor en primera instancia de la beatificación de los Niños Mártires, la cual se efectuó el 6 de mayo de 1990 en la Basílica de Guadalupe, en presencia del Papa Juan Pablo segundo.

El Obispo falleció hacia el 25 de mayo de 2001, debido a un paro cardiaco y posteriormente a un estado vegetativo.