CIUDAD DE MÉXICO,. 20 de octubre del 2021.- La Reunión Ministerial del G20 sobre Comercio e Inversión celebrada la semana pasada pone de manifiesto que no se ha alcanzado un acuerdo en cuanto al camino a seguir para la reforma de las normas que rigen la economía y el comercio mundiales. 

La esperanza de compartir la propiedad intelectual y la capacidad de producción de las vacunas y de reformar la OMC no se ha materializado, con declaraciones vagas y sin un acuerdo para adoptar medidas urgentes. 

La pandemia de covid -19 ha puesto de manifiesto las deficiencias de la economía mundial, ha dado lugar al aumento de la desigualdad y ha revelado los puntos débiles de las cadenas mundiales de suministro. 

La Secretaria General de la CSI, Sharan Burrow, dijo: “Cada vez es más evidente que es urgente reformar el sistema comercial mundial para proteger mejor a las personas y al planeta. El mundo habla de reformar el comercio y las inversiones mundiales, y las decisiones que han de tomarse son difíciles”. 

“La tragedia sufrida por muchos millones de trabajadores que han perdido sus ingresos y no pueden acceder a las vacunas implica que los ministros de comercio deben estar en primera línea e impulsar cambios en las normas que rigen el sistema mundial. Los países deben colaborar para reconstruir la confianza basada en el trabajo decente, con los derechos humanos y laborales como cimiento de la competencia leal”. 

Los debates sobre el comercio en el marco del G20 están relacionados con la próxima Reunión Ministerial de la OMC en noviembre. En la declaración del G20 se hace referencia a redoblar los esfuerzos mundiales en materia de salud pública, pero no se menciona el paso necesario y urgente de activar la exención prevista por el Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC). 

Los sindicatos de todo el mundo apoyan que se active la exención prevista por el Acuerdo sobre los ADPIC, una suspensión temporal de las normas sobre la propiedad intelectual que se debería aplicar a las vacunas, los tratamientos y las pruebas de la covid-19 para permitir aumentar la producción de vacunas a nivel mundial y reducir los costos, a fin de garantizar el acceso a las personas de todo el mundo. 

“Los ministros de comercio no han abordado las preocupaciones sociales que deben conformar la base de la reforma real de la economía mundial, ni han reconocido la petición de poner fin a la naturaleza deshumanizadora del trabajo en las cadenas mundiales de suministro“. 

“Tienen que mostrar que comprenden que los derechos humanos y laborales importan. Si se desea generar confianza en el comercio mundial, no se puede ignorar la frustración generalizada de que el sistema comercial mundial no ha logrado proporcionar empleos seguros, trabajo decente y oportunidades para superar la desigualdad y la exclusión. 

“Se juzgará tanto al G20 como a la OMC en función de si adoptan medidas en 2021 encaminadas a fortalecer los cimientos de la recuperación económica basándose en el empleo, los derechos, los salarios justos y la protección social”, dijo Sharan Burrow. 

Pierre Habbard, Secretario General del Comité Consultivo Sindical (TUAC) ante la OCDE, dijo: “Esta Reunión Ministerial del G20 sobre Comercio e Inversión abarca muchos puntos relacionados con la crisis de la COVID-19, pero no cubre, y de hecho ignora, la dimensión del empleo, la más importante para los grupos más vulnerables y la clase media”. 

“Se trata de otra oportunidad desaprovechada para identificar las buenas políticas que deben aplicarse cuando se produce una apertura del comercio y la inversión internacionales, tanto a nivel internacional en la formulación de tratados, como a nivel nacional en la formulación de políticas sociales, industriales y sobre empleo”.