CIUDAD DE MÉXICO, 18 de febrero de 2020.- El Pleno del Senado de la República manifestó su más enérgica condena por la violencia desatada de manera incontrolada en contra de mueres y niñas, cuyo caso más abominable considera el reciente secuestro, tortura y asesinado de la niña Fátima Cecilia.

En nombre de los integrantes de la Mesa Directiva, la presidenta de este órgano de gobierno, Mónica Fernández Balboa, hizo un llamado a las autoridades correspondientes para que ningún crimen contra las mujeres quede sin castigo y para abonar a estrategias eficaces que abonen a un México sin violencia, en particular de género.

Apenas la semana pasada la Cámara de Senadores se conmovía por el asesinato de Ingrid Escamilla Vargas y su revictimización por la filtración y exhibición de las fotografías del crimen que le quitó la vida. 

La 64 Legislatura se ha comprometido en la construcción de un país con paz y justicia y ha legislado para proteger a las mujeres de toda forma de violencia y garantizar su vida, su libertad y su seguridad cuando hayan sido víctimas de delitos, señaló la senadora de Morena.

Mónica Fernández aseguró que el Senado seguirá trabajando en lo que le corresponde para hacer prevalecer los derechos humanos de las mujeres y de todos los mexicanos, al tiempo de convocar a la unión sin distinción de partidos y colores en una causa fundamental para construir un país con justicia y sin violencia. 

Al formular dicho pronunciamiento y como un gesto simbólico a favor de la vida y de rechazo a la muerte producida por manos criminales, los Senadores de la República ofrecieron un minuto de silencio para honrar la memoria de la niña Fátima, a quien nadie debió arrancarle la vida.