CIUDAD DE MÉXICO, 20 de abril de 2019.- Los exámenes de ADN practicados a la madre y a la bebé de ocho meses que fue robada del Hospital General de México y recuperada el jueves pasado confirmaron que sí existe dicho parentesco entre ambas, anunció este sábado la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México.

De esta manera se procedió a la entrega de la menor, una vez que se confirmó su óptimo estado de la salud y se le brindó toda la atención integral requerida por parte de la dependencia.

En tanto, se espera que en las próximas horas se celebre la audiencia con un juez de control, contra la mujer y el hombre imputados del delito de sustracción de menor agravada y se busca que se les imponga la prisión preventiva oficiosa como medida cautelar. Nota anterior