CIUDAD DE MÉXICO, 14 de junio de 2019.- Los secretarios de Hacienda y Crédito Público, Carlos Urzúa y del Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde, anunciaron que se realizará un incremento salarial de entre el uno y el tres por ciento a los trabajadores del Gobierno federal que perciban menos de 200 mil pesos anuales netos, es decir, después de impuestos.

En conferencia de prensa desde Palacio Nacional, Carlos Urzúa recordó que al inicio de la actual administración, el jefe del Ejecutivo instruyó a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para que se garantizara en el Presupuesto de Egresos para este 2019, por lo que será retroactivo al mes de enero de 2019 y entrará en vigor a partir del próximo mes de julio.

Dejó en claro que estos incrementos son adicionales al 3.35 por ciento que ya se otorgó a la burocracia nacional; en ese sentido, explicó que este aumento quedara de la siguiente manera:

Los trabajadores que perciban hasta 100 mil pesos anuales después de impuestos, tendrán un incremento salarial extra del tres por ciento; mientras que, aquellos que ganen de 100 mil y hasta 150 mil pesos, el aumento será del dos por ciento; finalmente, los que reciban de 150 y hasta 200 mil, el incremento será del uno por ciento.

«Es sumamente importante aclarar que estos porcentajes son independientes al incremento porcentual ordinario del 3.35 por ciento señalados para 2019», enfatizó el funcionario federal.

Urzúa reiteró que este incremento ya se encuentra previsto en el Presupuesto de Egresos 2019 y representa un total aproximado de tres mil 500 millones de pesos. 

De acuerdo a estas medidas anunciadas, un trabajador que gane hasta 100 mil pesos netos al año, tendrá un incremento de tres mil, lo que representan 250 pesos al mes; mientras se aquel que perciba hasta 200 mil anualmente, tendrá un aumento de dos mil pesos, es decir, 166.66 al mes.

Asimismo, los funcionarios federales descartaron que por el momento se vayan a registrar más despidos en el gobiernos federal, y detallaron que el recorte que se hizo al inicio de este 2019, fue una reducción natural por la duplicidad de los cargos y solo en funcionarios de primer y segundo nivel del Gobierno federal, los cuales, dijo Urzúa, fue muy bajo pero se exageró el tema.

Al respecto, la secretaria del Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde, recordó que uno de los compromisos del presidente López Obrador, fue el de reducir el gasto corriente pues en las administraciones anteriores, este aumentó sobre manera, además de que se identificaron muchas duplicidades en las funciones y personal que estaban bajo el mando de altos funcionarios públicos realizando labores «como llevar la agenda o levantar el teléfono, y la idea ha sido tener una política de austeridad que permita liberar fondos para utilizarlos en los programas de bienestar del Gobierno», apuntó Alcalde Luján.