CAP y CODUC coincidieron que es importante que el Congreso de Tlaxcala detenga la entrega de ganado por una posible epidemia que podría afectar a todos los ganaderos del estado.

TLAXCALA, Tlax., 8 de octubre de 2019.- Asegurando que no se benefició y que solo se perjudicó a la ciudadanía que recibió cabezas de ganado enfermas entregadas por el diputado Miguel Ángel Covarrubias Cervantes y por su madre, Maribel Cervantes, alcaldesa de Texoloc, el Congreso Agrario Permanente (CAP) y la Coalición de Organizaciones Democráticas, Urbanas y Campesinas (CODUC), exhortaron a los diputados locales para detener esta acciones con la finalidad de que se adquieran más animales enfermos y se infecte a los que ya tenían en sus corrales generando una posible epidemia en la entidad.

José Isabel Juárez Torres, dirigente estatal del CAP, señaló que la decisión de los legisladores fue errónea, ya que no era prioridad del campesino tlaxcalteca tener cabezas de ganado nuevas, lo “urgente” y lo que el sector agrícola estuvo exigiendo al Congreso desde el mes de enero, era la adquisición de semillas, fertilizantes y algunos implementos para la época de siembra, mismos que no llegaron en tiempo y forma.

“Ellos (diputados), piensan que están haciendo una serie de cosas que van a ayudar a la gente y en realidad la están perjudicando…en Texoloc ya se hizo un daño, ahora nos enteramos que están replicando esto en Ixtacuixtla y Nativitas, les pedimos que ya no lo hagan”, expresó.

Por su parte, el representante de la CODUC en Tlaxcala, Alejandro Martínez Hernández, expuso que es responsabilidad de la Secretaría de Fomento Agropecuario (Sefoa) y de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) monitorear la entrada y salida de ganado en la entidad, así como procurar que se cumpla con las normas sanitarias: “esas instituciones brillan por su ausencia porque no saben qué paso, no saben de dónde viene el ganado y cómo viene”, declaró.

Por último, Martínez Hernández, sostuvo que las autoridades locales deben de estar “más atentas” al tema del sector campesino, pues aseguró que los “diablos ya se desataron” en Tlaxcala por malas prácticas que tienen un trasfondo político.