La hoy recluida en el Anexo Femenil de Apizaco era la encargada de cuidar y alimentar a la víctima.

TLAXCALA, Tlax., 10 de septiembre de 2019.- La atención a delitos de alto impacto a cargo de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), así como la colaboración con otras procuradurías y fiscalías del país, permitió la captura de Alda Nelly N., por su probable participación en el delito de secuestro agravado cometido en contra de Daniel N., en el año 2014.

En octubre de 2014, al afectado salió de su domicilio ubicado en el municipio de Papalotla, donde fue interceptado por varias personas a bordo de un vehículo para privarlo de su libertad.

Luego de varios operativos realizados por la entonces Policía Ministerial se logró el rescate de la víctima y la captura de tres hombres implicados en el secuestro.

De la misma manera, las diferentes líneas de investigación arrojaron que una mujer participó de manera activa en el delito al cuidar y alimentar a la víctima, por lo que el Agente del Ministerio Público consiguió que el Juez Primero de lo Penal del Distrito Judicial de Guridi y Alcocer, librara la orden de búsqueda y aprehensión por el delito de secuestro agravado.

Como resultado de las pesquisas que retomaron los oficiales de la Policía de Investigación adscritos a la Unidad Especializada en el Combate al delito de Secuestro (UECS) tuvieron conocimiento que la imputada podría ser ubicada en el estado de Veracruz, luego de refugiarse en los estados de Oaxaca, Quintana Roo, Jalisco y Tamaulipas.

Con esta información el 9 de septiembre del año en curso, los investigadores se trasladaron a dicha demarcación y mediante un oficio de colaboración a la Fiscalía General del Estado de Veracruz (FGE) se cumplimentó el mandato judicial en contra de Alda Nelly N., en el municipio de Tihuatlán.

Por lo que fue asegurada y recluida en el Anexo Femenil del Centro de Reinserción Social (Cereso) en Apizaco, desde donde enfrentará el proceso legal en su contra.

Es así como la Procuraduría de Tlaxcala garantiza el dar cumplimiento a los mandamientos judiciales siempre en estricto apego a derecho y con ello evitar actos impunes a fin de salvaguardar la tranquilidad y seguridad de las víctimas de diferentes delitos.