TLAXCALA, Tlax., 14 de marzo de 2019.- La persona agredida por policías municipales de Apizaco exhibida en videos en las redes sociales, no era un delincuente sino un detenido por una falta administrativa, evidenció el alcalde Julio César Hernández Mejía.

Ante este hecho, lamentó que los elementos a su cargo hicieran uso de estas prácticas violatorias a los derechos humanos, que se evidenciaron en la cámara del circuito cerrado de los separos.

En estas imágenes, muestra golpes y patadas al afectado que es sacado de una de las celdas y puesto frente a más de diez elementos policíacos que no hicieron nada por evitar la agresión y que forma parte de las técnicas de intimidación que utilizan en esta Dirección Municipal de Seguridad.

“Lamento que lo hayan agredido, no fue un nivel de agresión que se haya salido del contexto, que pueda poner en riesgo la integridad del detenido”

Sin embargo dijo, “es importante señalar que sí fue agredido, que sí fue al interior de la policía, no estaba esposado porque esta persona no permitió que se esposara y el tema estaba ya ahí”, explicó.

En tanto, reiteró que el detenido fue puesto a disposición por una falta administrativa, afirmando que no comparte la actitud de los policías que participaron en dicho acto y que sostuvo “vamos a llegar hasta las últimas consecuencias”.

Al respecto, Víctor Manuel Cid Del Prado titular de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH) sobre el caso consideró que los policías evidenciados deben ser separados del cargo a la par de que se realizará una investigación.

Al respecto, aseguró que por parte de la Cuarta Visitaduría con sede en Apizaco a cargo de Karmina Mena Juárez, se integrará una recomendación al municipio.