TLAXCALA, Tlax., 14 de marzo de 2019.- En el marco de las acciones prontas a iniciar por parte de los gobiernos de Puebla y Tlaxcala, para el saneamiento de la cuenca Atoyac-Zahuapan, el maestro Francisco Muñoz Pérez, director de Gestión de Agua y Planeación del ayuntamiento de Puebla, declaro que fueron muchos años de pérdida de tiempo en investigaciones que no fueron tomadas en cuenta para su aplicación, por lo que hoy en día, el problema de contaminación de la cuenca ha aumentado al grado de desarrollar súper bacterias que serán complicadas de combatir para la medicina.

Muñoz Pérez, declaró que uno de los datos que más impactan, es el del aumento de la población que habita a los alrededores de los ríos contaminados, pues en 2013 se tenía el registro de que la población era de 11 millones de habitantes, por lo que para el 2030, será de 13 millones; por lo tanto, enfatizó que el tiempo ya está encima para los gobiernos que tardaron años en aplicar medidas de saneamiento: “la cuenca tiene que ver con la vida próxima de 13 millones de habitantes”, comentó.

Por otra parte, el director abundó en información que tiene la etiqueta de preocupante, ya que estudios recientes señalan que la combinación molecular del agua que corre por la cuenca ha derivado de metástasis entre lo biológico y lo químico, lo que ha dado como resultado la aparición de súper bacterias malignas, que dan mayor fuerza a las enfermedades renales y a la salmonela, aspectos que preocupan al sector salud, ya que se desconoce cómo se comportan estas enfermedades combinadas con las súper bacterias : “debemos de reflexionar económicamente lo que repercute en el costo de seguir generando cosas que no podemos controlar”, declaró.

Así mismo, propuso a los gobiernos de Tlaxcala y Puebla, de emprender acciones que involucren el control de las descargas industriales hacia los ríos, así como la ceración de criterios ambientales a través de toda la cuenca: “empecemos a reflexionar políticas públicas que nos permitan combatir esto que es nuestra realidad y que en el 2030 la realidad sea completamente caótica”, sentenció.