A 10 años de existencia se han posicionado con una alta expectativa, no ha sido fácil el camino recorrido, por eso es tan significativo este aniversario, pues todo lo recorrido nos ha motivado para continuar y seguir con más fuerzas: Adriana Orea Díaz (directora).

TLAXCALA, Tlax, 27 de abril de 2021.- Oberlicht, ubicado en el corazón del sur de Tlaxcala ha cumplido 10 años desde su fundación; se trata de una escuela deportiva ubicada en Zacatelco y que se ha convertido en el referente de la zona para que las personas no solo se ejerciten sino adopten valores de disciplina, perseverancia y responsabilidad para aplicarlos en su vida diaria y mejorar su calidad de vida. 

La empresa es de las pocas que superan los cinco años de vida y que logran colocarse en el ojo de su entorno; por esto, la directora general, Adriana Orea Díaz, reconoce que a 10 años de existencia se han posicionado con una alta expectativa. Orea Díaz compartió que no ha sido fácil el camino recorrido, por eso es tan significativo el décimo aniversario, pues todo lo recorrido los ha motivado para continuar y seguir con más. 

Destacó que la Escuela Deportiva Oberlicht no sólo se trata de hacer deporte, sino que ha logrado transformar la vida de muchas personas al impulsarlas a mejorar su calidad de vida y creer en sí mismos. La ahora directora general conversó que fue su padre, Don Tomás Orea, quien inició con la idea de crear un espacio idóneo y digno para que la gente y los niños de Zacatelco pudiera ejercitarse, pues para practicar deports como la natación -que era su mayor interés – las personas debían trasladarse hasta la capital, Apizaco o Puebla. 

Aunque el proyecto comenzó con solo una alberca la demanda aumentó en el municipio y pueblos aledaños, pues era una oportunidad a la que no tenían fácil acceso. Adriana Orea, Licenciada en Administración de Empresas, se sumó al proyecto de su padre durante su formación a través de un modelo de negocio que hoy se ha consolidado con múltiples servicios deportivos que, hasta antes del confinamiento, tenía más de 900 usuarios del área.

“Técnicamente le dimos forma a Oberlicht por dos razones, asumir el reto como una empresa seria y siempre escuchar a nuestros clientes y darles respuesta a sus demandas”, compartió. 

El impacto del COVID-19 obligó al cierre temporal de Oberlicht el año pasado, lo que representó un reto para quienes forman el equipo; pero también les permitió evolucionar en la oferta de servicios y trabajar en mejoras que impactan ahora en la vida de los 500 usuarios en una nueva normalidad y bajo todos los protocolos de bioseguridad. Cuando la Escuela Deportiva inició, constaba con cuatro personas como empleados (un instructor de natación, una persona de limpieza, uno de mantenimiento y un vigilante), pero 10 años después, son 40 los empleos formales que ofrece. 

“El primer día no teníamos ningún conocimiento de albercas, calderas, de hecho, sin saber nadar, pero con un firme propósito, lograr que este lugar nos convirtiera en mejores… en la vida, cuando tienes un sueño, voluntad, disciplina y determinación, la vida misma te va guiando y poniendo a las personas correctas para lograr ese sueño hoy hecho realidad”, dijo Adriana Orea Díaz, Directora General de Oberlicht.