CIUDAD DE MÉXICO, 13 de enero de 2021. — Se realizaron ajustes en el protocolo de salud en el Palacio Nacional tras la detección de coronavirus en el vocero de la Presidencia de la República, Jesús Ramírez Cuevas.

El secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela, descartó en la conferencia matutina que se haya detectado, hasta este miércoles, una cadena de contagio luego de este diagnóstico positivo del virus SARS-CoV-2 que provoca la enfermedad Covid 19.

“No ha habido gran alarma, el caso es que tenemos en el Gabinete de la mañana, tenemos un espacio adecuado para las reuniones, a veces entra un grupo mayor para ciertos temas y en eso hemos estado siguiendo cuatro puntos”, mencionó en el Salón de la Tesorería.

Puntualizó que la conciencia de todos los funcionarios es prioridad, como debe ser en el resto de la población, ya que si se tiene algún síntoma referente de enfermedad respiratoria se debe sospechar posible contagio del Covid.

“Si existe algo de eso que nos está llamando alguna infección pero ese síntoma de fiebre, cansancio y molestia en la garganta, tos y estornudos sería suficiente para no entrar”, dijo, sobre las reuniones de los funcionarios del Gobierno Federal. Afirmó que se mantiene dentro de las reuniones del Gabinete la sana distancia, que de 3 metros sube a 3 metros y medio en relación al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y entre los funcionarios de un metro y medio, con el nuevo protocolo se extiende hasta dos metros.

Alcocer afirmó que de forma personal cada funcionario decide si se realiza una prueba rápida de antígeno, y en otros casos, la Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR).

El Jefe del Ejecutivo se realiza una cada 15 días, de acuerdo al secretario de Salud, y que en el caso de Ramírez Cuevas se ha implementado el mismo protocolo de seguimiento a sus contactos directos, laborales y familiares, para detectar posibles contagios.