CIUDAD DE MÉXICO, 16 de junio de 2021.- En medidas que adoptó el gobierno de Estados Unidos del presidente, Joe Biden, para responder al desafío en la frontera, destacó el trabajo para reconstruir el sistema inmigratorio después de cuatro años de caos y gestión ineficiente. 

De acuerdo al Departamento de Estado de la Casa Blanca, la tendencia en las interceptaciones en la frontera que se observó en mayo marcó una reducción en el número de personas y familias por debajo del nivel máximo que se registró 2019. 

Entre las medidas para responder al desafío en la frontera ante el fenómeno migratorio, informó sobre el procesamiento eficaz de los niños y niñas no acompañados, donde el gobierno redujo considerablemente el número de niños y niñas no acompañados en establecimientos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (U.S. Customs and Border Protection, CBP), de cinco mil 676 a fines de marzo a 570 el 14 de junio.

Se redujo el tiempo promedio que niños y niñas pasan en establecimientos de la CBP a 26 horas, en comparación con 131 horas el 1 de abril.

Además, se ha reducido la cantidad de niños y niñas no acompañados al cuidado del Departamento de Salud y Servicios Humanos (Department of Health and Human Services, HHS) a menos de 16 mil respecto de los más de 22 mil que había a fines de abril.

También, se eliminó obstáculos para que niños y niños puedan reunirse con sus padres y patrocinadores.

El HHS incrementó los recursos destinados a la gestión de casos para aumentar radicalmente la proporción de niños y niñas que se reúnen con sus patrocinadores.

El DHS y el HHS dejaron sin efecto un acuerdo del gobierno anterior que sometía a los padres indocumentados a medidas de cumplimiento migratorio cuando anunciaban voluntariamente su situación para recuperar a sus hijos.

El HHS amplió el acceso a los emplazamientos de toma de huellas dactilares para realizar controles de antecedentes a los patrocinadores, lo cual ha reducido las demoras y la necesidad de que los patrocinadores tengan que desplazarse largas distancias.

Con el apoyo del Servicio Digital de Estados Unidos, el HHS implementó el Censo de Camas en Servicios de Emergencia (UC Bed Census) que facilita a los establecimientos y a los proveedores habilitados la comunicación sobre la capacidad de camas y, de este modo, permite un conteo más preciso de las camas y una recolección de datos más eficiente.

Las cifras en la frontera varían en función de las tendencias migratorias anuales y, por eso, el gobierno estadounidense está abocado a establecer vías lícitas para que las personas emigren o busquen protección, abordar las causas fundamentales de la migración, restablecer los medios justos, ordenados y humanos para solicitar asilo y disuadir la migración irregular.

El gobierno Biden-Harris resaltó avances considerables en el establecimiento de una frontera segura y bien gestionada, al tiempo que se trata a las personas de manera justa y humana. “El pueblo estadounidense apoya este enfoque”, asegura un pronunciamiento.