CIUDAD DE MÉXICO, 8 de octubre de 2019. — El Gobierno federal tendrá una relación de hechos a 10 meses del accidente del helicóptero que arrebató la vida a la gobernadora de Puebla, Martha Érika Alonso en la víspera de Navidad del 2018.

Javier Jiménez Espriú, titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) dio a conocer este martes, un corte informativo sobre del accidente de helicóptero en Puebla que se registró el 24 de diciembre pasado.

Desde la conferencia matutina en Palacio Nacional, acompañando al presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, se detallaron aspectos técnicos del accidente que quitó la vida a la gobernadora de Puebla Martha Érika Alonso Hidalgo, su esposo el senador Rafael Moreno Valle y tres personas más.

Tras la incorporación de agencias internacionales para el proceso de la investigación técnica, Jiménez Espriú explicó que se determinó que habrá una publicación detallada por la relación de hechos, la cual estará lista el 25 de octubre próximo, a 10 meses del percance.

Luego de hacer un recuento de los detalles del accidente, el secretario indicó que con este documento posiblemente en noviembre se tengan los detalles técnicos que deriven con un informe final.

“Estamos pendientes de esta información de lo que resulte, y para finales de este mes tendremos un reporte más detallado, y estamos seguros de que la investigación está siendo muy acuciosa”, afirmó por su parte Carlos Morán Moguel, subsecretario de Transportes.


Promete SCT publicación detallada del accidente

El secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, dijo que, en un hecho inédito, el próximo 25 de octubre se dará a conocer la publicación detallada de la investigación técnica con una relación de hechos, del accidente del helicóptero Augusta modelo A109S matrícula XA-BON ocurrido el pasado 24 de diciembre de 2018, en el que fallecieron la gobernadora de Puebla, Martha Erika Alonso, y su esposo, el senador Rafael Moreno Valle; se prevé para noviembre el informe final de las causas.

En Palacio Nacional, ante el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, el titular de la SCT, quien estuvo acompañado del subsecretario de Transporte, Carlos Morán Moguel, explicó que la investigación es acuciosa, porque es de interés de todos que se esclarezca lo ocurrido.

Destacó que la aeronave contaba con la certificación adecuada, la tripulación tenía al corriente sus permisos y operaba técnicamente (turbinas, componentes y electrónica) con normalidad.

El titular de la SCT señaló que se ha informado de la investigación, desde el primer momento: se han ofrecido 8 conferencias de prensa, 5 comunicados de prensa, 2 informes al Congreso de la Unión y 1 comparecencia ante el Senado de la República.

Jiménez Espriú explicó que en la exploración técnica de las causas del accidente, participan agencias internacionales de Estados Unidos, Canadá, Italia y México, la AESA (europea), la ANSV (Italia), la TSB (Canadá) y la NTSB (EU), así como la Dirección General de Aeronáutica Civil de la SCT y los fabricantes de la aeronave, Leonardo, Pratt &Whitney y Honeywell.

Este grupo de expertos inició la exploración minutos después del accidente, en la que también interviene la Fiscalía de Puebla, con relación a las consecuencias del suceso. Se decidió que todas las inspecciones se hicieran con todos los participantes reunidos, para que nadie dejara de estar al tanto de los avances.

Por su parte, el subsecretario de Transporte, Carlos Morán Moguel, destacó que los componentes críticos del aparato fueron enviados a los laboratorios especializados.

En la reunión en Montreal, donde se analizaron los motores, se corroboró la información de campo.

Se pudo comprobar que los motores estaban funcionando, se encontraba en modo de vuelo y las turbinas funcionaban con la potencia adecuada, su afectación fue derivada del impacto. 

En Italia se pudo verificar a mayor detalle la grabadora de la torre del aeropuerto de Puebla.

No se trataba de una grabación de alta calidad, pero gracias al software especializado, el audio corresponde a las vibraciones normales de la turbina en los últimos momentos del accidente.

En cuanto a los rotores, se ratificó que las “palas” del rotor principal y de cola estaban en funcionamiento al momento del impacto.

En la investigación en Michigan, en los componentes de mando había que hacer una inspección más detallada y profunda.

Hay en proceso varias tareas con diversas pruebas técnicas, por lo que, enfatizó, aún se esperan resultados y estos estarán no antes de mediados de octubre.