MORELIA, Mich., 11 de septiembre de 2020.- El reto que enfrenta Morena es estar a la altura del lopezobradorismo, para que continúe la transformación nacional en un contexto de unidad que exceda los límites del partido político, afirmó Mario Delgado Carrillo, diputado federal y candidato a la presidencia nacional del partido.

Durante su visita en Morelia, como parte de sus actividades de cara a la elección de la dirigencia nacional de Morena, Delgado Carrillo aseveró que el lópezobradorismo “es más grande que un partido político y por eso debe seguir creciendo, para ser un gobierno de la gente… el partido es un instrumento, pero lo que importa es el movimiento”.

Agregó que la meta es atraer a todos los simpatizantes del lópezobradorismo, “que es mucho más grande que todos los simpatizantes del partido, ése es el reto, estar a la altura de esta población”. 

Destacó que la pretensión es que la nueva dirigencia nacional de Morena tenga la legitimidad del pueblo de México, lo que requiere que militantes y lópezobradoristas se unan de nueva cuenta y continúe la transformación del país.

“Los intereses individuales son pequeños, en comparación con los intereses de la nación, por eso no podemos fallar”, reiteró.

Sin recorte, por salida de Silvano Aureoles de Conago

Cuestionado en torno de un recorte en las participaciones federales el próximo año en represalia por la salida del gobernador Silvano Aureoles Conejo de la Comisión Nacional de Gobernadores (Conago), Mario Delgado mencionó que estos conceptos se determinan mediante una fórmula establecida por la ley, no a contentillo del presidente de la república o con base en “si los gobernadores le caen bien o mal”.

“El siguiente año será muy difícil, por la crisis económica global que enfrentamos, como no se había visto desde 1932, es una situación extraordinaria ajena a las acciones del gobierno, que deriva de las medidas implementadas para proteger la salud de la gente ante la pandemia de coronavirus (Covid 19), y lo que es valioso es que en esta circunstancia difícil el gobierno ha actuado de manera responsable, sin ir por la vía fácil del endeudamiento o el aumento en los impuestos, sino que se ha apretado el cinturón, ha revisado sus gastos y ha incrementado sus ingresos cobrando mejor”, detalló.

Aseguró que los programas sociales serán prioridad y por esto estarán garantizadosen el presupuesto el año próximo, al igual que los proyectos como la refinería de Dos Bocas o el nuevo aeropuerto, ya que “el gasto en infraestructura es contracíclico por excelencia, al generar empleos y derrama económica”.

Refirió que en la asignación de participaciones federales “el gobierno de la república ha cumplido puntualmente y no se debe un solo peso a los estados, se ha cumplido con el proyecto de egresos de este año, a pesar de la crisis”.

Así, para 2021 no hay un recorte, pero las peculiaridades del año orillarán a que “todos hagamos un esfuerzo, no nada más es pedir, hay que hacer un ejercicio de austeridad, los gobiernos deben revisar muy bien el gasto para beneficiar los programas sociales, que son fundamentales”.