Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Marco T. González/Quadratín México

Migrantes piden camiones para grupos vulnerables

Francisco Gallangos/Quadratín México
 
| 08 de noviembre de 2018 | 15:30
 A-
 A+

CIUDAD DE MÉXICO, 8 de noviembre de 2018.- Un aproximado de 200 migrantes partieron de la Ciudad Deportiva donde mantienen un albergue provisional en dirección a las oficinas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en la Ciudad de México.

Con el grito de consignas como “¡Honduras, Honduras!” y “¡Queremos buses!”, es como las decenas de centroamericanos partieron por la avenida Churubusco para pedir que sean apoyados en su tránsito rumbo a la frontera norte con los Estados Unidos, sobretodo por los niños que vienen con ellos y las personas en estado vulnerable.

El contingente liderado por la Coordinadora Nacional de Inmigrantes Chilenos el contingente marchará por Fray Servando, tomando calles del Centro Histórico para después llegar a Paseo de la Reforma y posteriormente a la ONU.

 

CDMX, respiro para seguir el sueño americano

“Llegar a Estados Unidos es la meta de casi todos los compañeros”, son las palabras que se repiten en los alrededores por parte de miles de migrantes que se encuentran albergados en el estadio Jesús Martínez Palillo.

A cinco días de haber llegado a la Ciudad de México, un aproximado de cinco mil 500 migrantes, de acuerdo versiones del personal del albergue, descansan y se preparan para continuar su destino a los Estados Unidos, dónde esperan tener el sueño americano.

Jesús Reynoso originario de El Salvador, menciona que la travesía que llevan al momento ha sido demasiada larga, pero sabe que al final tendrá una recompensa, de llegar al país del norte y lograr una mejor estabilidad económica.

Por su parte Jordi Carmona de nacionalidad hondureña, agradece el amor que les ha demostrado la gente mexicana, lo que hace más ameno la estancia y les da energías para continuar con su andar hacia el norte.

Al igual la señora Marisol de Guatemala, quien es acompañada de su marido y dos hijos, afirma que ha sido muy difícil el dejar su vida y demás familia en su país, pero esto es un bien necesario debido a la difícil situación que atraviesan en su nación.

Los tres migrantes comparten la misma idea de la mayor parte de los centroamericanos que pese a agarrar un enorme cariño a México, ellos desean emprender su camino a Estados Unidos para tratar de lograr lo que muchos se proponen y solo unos cuantos logran: el sueño americano; pero antes y mientras estén en nuestro país, quieren conseguir un trabajo para solventar sus gastos.

En contraste, existe otro pequeño sector de los migrantes que contemplan quedarse a vivir en México, ya sea en la CDMX o en alguna otra parte del país, pero aclaran que la última decisión la tendrán las autoridades mexicanas.