MORELIA, Mich., 4 de enero de 2020.- La gran mayoría de las panificadoras empieza a realizar las roscas de Reyes a partir del día 3 de enero, pero el fuerte son el 5 y el 6, donde incluso doblan los turnos para poder sacar la demanda. Rubén García es panadero de la panificadora Rico Mac Pan, y prepara la rosca como aprendió hace años; tiene 20 de experiencia en hacer esta actividad; “se hacen con mantequilla, azúcar y levadura, le ponemos ralladura de naranja, y el toque: un sabor de vainilla y naranja”, cuenta a Quadratín.

Durante 20 años que tiene de experiencia, los procesos han ido cambiando, por lo que ahora para hacer una sola rosca se tarda unos 10 minutos.

Cada panadería tiene una manera diferente de hacerlo, dice, porque tienen maquinarias diferentes, “hay unas más potentes que éstas, pero la elaboración es la misma”, asegura.

El día que está muy lleno y que no se dan abasto es el 6 de enero; “están las roscas en el horno y ya están vendidas, sacándolas y vendiéndolas”.

El trabajo de la rosca lleva sobre 40 minutos porque hay que agregarle unos 30 minutos por lo menos para hornearla. Decorarla es muy fácil, hay que ponerle la fruta, en este caso es ate, pero decorarla como la gente la quiere quizá lleve un poco más.

Para elaborarla primero se hace la forma con la masa, se reposa un poco, se decora y después se mete al horno.

Antes se le meten las figurillas que representan al niño Dios; “los monitos depende mucho el gusto de la gente; la grande lleva ocho monitos y si alguien quiere más le ponemos otros más al gusto.

Las figurillas son especiales para hornear”, asegura. Cuando la piden rellena, en los tramos de masa se le pone el relleno al gusto que quiera la gente, puede ser desde queso crema hasta chocolate y otros sabores, expone Rubén. Los costos varían mucho, la más pequeña cuesta 30 pesos y la familiar gourmet que está rellena de frutillas y queso crema, rebasa los 300 pesos.

Las roscas no dejan de hacerse el 6 de enero, todavía las hacen unos días más porque tienen pedidos de algunas escuelas que entran a clases, por lo que incluso hasta el día 10 todavía están haciendo roscas, pero los días fuertes son el 5 y el 6; “son los más pesados, de hecho, trabajamos día y noche” reitera el panadero.