CIUDAD DE MÉXICO, 13 de octubre de 2021.- La pandemia por Covid 19 que obligó al confinamiento durante la mayor parte de 2020, afectó gravemente al país en materia económica, principalmente a los pequeños comercios, como las llamadas tienditas de la esquina, de las cuales quebraron más de 300 mil.

Lo anterior, de acuerdo a la encuesta realizada por la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC), donde se detalló que, la falta de ventas, el aumento en el precio de los alimentos y la inflación que tiene más de nueve meses a la alza, así como la propuesta de nuevos impuestos especiales a productos como la cerveza, han provocado estos cierres.

Y es que de acuerdo al presidente de la ANPEC, Cuauhtémoc Rivera, los tenderos sufrieron los efectos de la inflación no subyacente, es decir, la que se refiere al alza de precios de productos y servicios que son más inestables, como aquellos productos alimenticios de la canasta básica, tortilla, frijol, lentejas, huevo, frutas y verduras, carne, pollo, pescado, entre otros.

Esta inflación no subyacente lo es así, pues depende de decisiones de carácter administrativo, estacionalidad o alta volatilidad como el incremento en materia agropecuaria, de los energéticos o tarifas autorizadas por el propio Gobierno.

“La inflación no subyacente está por encima del 10 por ciento, los alimentos están subiendo, en este momento pedimos sensibilidad política, responsabilidad histórica, dejen que la gente pueda volver a trabajar y que el principal canal de abasto que tiene la población en México, monumento de resiliencia, se recupere antes de aumentar el cobro de impuestos”, sostuvo Rivera.

Destacó que este sector da empleo a más de dos millones de mexicanos en los cerca de 1.2 millones de puntos de venta en todo el país y que abastece más del 52 por ciento de la demanda nacional de bienes de consumo cotidiano, por lo que el aumento en el Impuesto Especial a Productos y Servicios (IEPS) que se propone en la Ley de Ingreso que aprobará la cámara de Diputados en próximos días, puede provocar más cierres que afectarían a miles de familias.

“Los llamados tenderos esperan que las ventas aumenten, pues sólo están obteniendo el 60 por ciento de la utilidad que generaban antes de la pandemia y para ello requieren que los gastos generados por impuestos no sigan aumentando, no le muevan, no vamos a aguantar un aumento de impuesto», puntualizó.