TULUM, QRoo, 15 de julio de 2020.- Un centro escolar privado, que dirige una mujer extranjera con calidad migratoria de turista, ha desatendido todos lineamientos de emergencia sanitaria en Tulum pese a la pandemia del coronavirus.

Aunque oficialmente las clases presenciales se suspendieron desde el 20 de marzo, y estamos en periodo vacacional, el preescolar Peepem desacató la orden federal y los padres de familia pagan cinco mil pesos por cada niño como colegiatura al mes.

Son unos 50 infantes, quienes muchas veces son acompañados por sus padres en actividades escolares como si el mundo estuviera de lo más normal. Su asistencia al plantel escolar durante toda la temporada de pandemia, viola las normativas sanitarias municipales, estatales y sobre todo federales.

La pandemia del coronavirus ha sido mucho más grave de lo que inicialmente se había previsto en nuestro país y en Quintana Roo, ya que incluso cuando parecía que el nivel de contagios disminuía, ha tenido un repunte alarmante que, sin embargo, no ha sido motivo de preocupación para los dueños de este centro escolar privado, para los padres de los alumnos y para las autoridades escolares que no han cerrado este preescolar.

Peepem se ubica en el kilómetro 5.5 de la carretera Tulum- Cobá. La copropietaria, Raquel Polo Maeso, es una extranjera residente en Tulum, que sin embargo mantiene todavía la calidad migratoria de turista y que no tiene homologado ningún título profesional para la enseñanza educativa en nuestro país y carece de registro en el Sistema de Administración Tributaria (SAT).

El plantel que tiene instalaciones deportivas y albercas fue construido sin uso de suelo ya que, aunque el terreno es una propiedad privada, está ubicado en una zona carente por completo de servicios públicos.

Sin embargo, las direcciones municipales o estatales encargadas de verificar estos permisos han permitido estas irregularidades.

La española tiene por socia a una persona con influencia en la alcaldía municipal.

Pero, sin embargo, la escuela está abierta y recibe infantes, sin la menor preocupación de que pudiera ser un foco de contagio y un riesgo quizá mortal para sus alumnos.

Tulum actualmente es uno de los focos rojos en Quintana Roo en cuanto a la pandemia del Covid 19.