CIUDAD DE MÉXICO, 10 de junio de 2019. — La negociación para evitar que este lunes entraran en vigor una serie de aranceles por parte del Gobierno de Estados Unidos a productos mexicanos puso en jaque a la administración del presidente de la República Andrés Manuel López Obrador.

“Ha sido una semana difícil, lo cierto es que se vivieron 10 días complicados por el tema de los aranceles, la decisión de imponer esos impuestos a las mercancías que se producen en México y que se venden en Estados Unidos”, reconoció el Jefe del Ejecutivo en su conferencia matutina de Palacio Nacional.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, desde su campaña emprendió una serie de ataques sobre las relaciones con México, la construcción del muro, la migración y las intensificó recientemente ya como mandatario, ejerciendo presiones con la imposición de un 5 por ciento que iría incrementando paulatinamente, afectando así los precios de los productos mexicanos en su país.

Aún cuando el viernes 7 de junio pasado se logró un acuerdo entre la delegación de México con representantes del Gobierno de Estados Unidos, Trump amagó este domingo que “si por alguna razón desconocida no hay esa cooperación, siempre podemos volver a nuestra anterior, muy rentable, posición de aranceles, pero no creo que sea necesario”.

López Obrador reconoció una vez más la labor de Marcelo Ebrard Casaubón, titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), quien encabezó la delegación de México para evitar esta imposición. “Estuvo muy bien nuestra delegación en Washington y fueron buenos los resultados, lo mejor es de que no entran en vigor esos aranceles el día de hoy”, apuntó el Presidente de México.