CIUDAD DE MÉXICO, 13 de febrero de 2020.- El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) presentó indicadores de los matrimonios y divorcios celebrados entre personas del mismo sexo en México.

Los registros administrativos en materia de nupcialidad indican que en 2018 en México se realizaron 501 mil 298 matrimonios legales; de ellos, 497 mil 939 fueron entre parejas de mujeres y hombres, mientras que tres mil 359 fueron entre personas del mismo sexo y representan 0.7 por ciento del total de los matrimonios celebrados ese año.

A diez años de su aprobación (aunque no se cuenta con su reconocimiento legal a nivel nacional, pues los códigos civiles de cada entidad deben resolver su aprobación en sus respectivas demarcaciones) los matrimonios entre personas del mismo sexo se han quintuplicado.

En 2018, a nivel nacional, el total de número de separaciones legales de matrimonios es de 156 mil 556, de estos, 156 mil 283 sucedieron en parejas de hombres y mujeres; mientras que 273 fueron entre parejas de personas del mismo sexo; de estos últimos, 60.1 por ciento son divorcios de parejas de mujeres y 39.9 por ciento de hombres.

La relación divorcios-matrimonios entre las personas del mismo sexo, muestra una tendencia ascendente de 2014 a 2018, pasa de 2.4 a 8.1 divorcios por cada 100 matrimonios.

Cabe señalar que en los últimos años este incremento se hace menos pronunciado.

Entre 2010 y 2015, el porcentaje de matrimonios entre hombres fue mayor que el matrimonio entre mujeres.

A partir de 2016 la tendencia cambia y, en 2018, 56 de cada 100 matrimonios son entre mujeres.

En 2018, el promedio de edad al momento del matrimonio entre hombres es de 35.2 años. En las mujeres la edad promedio de las contrayentes es de 34 años. 

En 2018 aproximadamente la mitad (45.9 por ciento) de contrayentes del mismo sexo tienen algún grado de estudios profesionales y 27.1 por ciento, cuentan con algún grado en preparatoria o equivalente.

Por entidad federativa, las mayores tasas de nupcialidad entre personas del mismo sexo se ubican en la Ciudad de México (209.97 matrimonios por cada millón de habitantes de 18 años o más), Coahuila (146.04) y Quintana Roo (145.61).

En seis entidades no hay registros de estos eventos mientras que Tabasco, San Luis Potosí, Sinaloa y México reportan las tasas más bajas.

La primera región del mundo donde se reconoció el matrimonio legal entre personas del mismo sexo fue en los Países Bajos.

El 1 de abril de 2001 en Ámsterdam, contrajo matrimonio una pareja de hombres.

A este reconocimiento se fueron sumando otros países, entre ellos México, cuando en 2009 se aprueba en el Distrito Federal (hoy Ciudad de México) el matrimonio legal entre personas del mismo sexo.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos establece preceptos relacionados con los derechos de igualdad de las personas ante la ley y a la no discriminación (ONU, 1948).

En este contexto, el 21 de diciembre de 2009 se aprobó la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo en el entonces Distrito Federal y entró en vigor en marzo de 2010.

A diez años de su aprobación aún no se cuenta con su reconocimiento legal a nivel nacional, pues los códigos civiles de cada entidad deben resolver su aprobación en sus respectivas demarcaciones.

No obstante, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en 2015 ha resuelto una jurisprudencia que instruye a los jueces a fallar a favor de las parejas que presenten un juicio de amparo para poder casarse (SCJN, 2015).