MORELIA, Mich., 1 de agosto de 2021.-    Asistentes a las mesas receptoras de la consulta ciudadana reconocieron una afluencia de ciudadanos menor a la esperada.

Este desempeño fue atribuido a la falta de difusión del mecanismo de la consulta y la falta de disposición del Instituto Nacional Electoral (INE) para orientar a la población interesada en participar en el ejercicio.

“Esperaba ver casi lleno, pero no. Yo creo que hizo falta publicidad y es qué hay muchos intereses en contra de la consulta”, consideró Abraham Ayala, ingeniero mecánico.

“No voy a participar, no hay información sobre eso”, coincidió Jimena Rojas, empleada.

La promoción de la consulta ciudadana se ha efectuado, por lo menos en parte, de manera informal, a través de personas que invitan a los transeúntes y comerciantes a acudir a las casillas instaladas.

“Una señora pasó para invitarnos, que vayamos al hotel que está cerca para que nos digan dónde nos toca, porque ya no vivimos en Morelia, pero nuestras credenciales de elector son de aquí. Siempre ha habido afluencia, vamos a ver qué pasa ahora”, agregó Gabriela Solís, ama de casa.

La causa de esta desinformación y la baja afluencia en casillas obedece, aseguraron asistentes a las mesas receptoras, al desempeño del INE.

“No hay mucha gente, pero entiendo que es por la desinformación, no porque la gente no quiera votar, está acudiendo a las casillas que acostumbran, les dicen que ahí no es y no saben cómo llegar a donde les toca, y de la plataforma del INE, no todos saben usar medios digitales, sobre todo los adultos mayores, que luego no tienen quién les ayude”, expuso Jesús Montoya, trabajador.

“Lastimosamente, el INE no se ha portado como árbitro, deshizo y reasignó secciones electorales, lo que genera confusión, según la ley se debió hacer difusión y no fue así, acabo de ser testigo de una confrontación por no informar que no hay casillas especiales, hay muchas irregularidades”, detalló Jesús Montoya.

Otros consideraron, con base en el conocimiento de la opinión de sus seres queridos, que la consulta ha tenido una afluencia adecuada.

“No he ido a otras casillas, porque vivo cerca de la que me toca, pero he sabido de mis conocidos que sí están yendo”, mencionó Andrés Quintero, ingeniero y comerciante.

Cuestionados en torno del impacto que prevén tendrá la consulta ciudadana en la toma de decisiones públicas, los entrevistados se mostraron desde escépticos de que se tenga un efecto palpable, hasta confiados en el avance para la democracia que el ejercicio representaría.

“No, no ayuda que se hagan consultas”, señaló Jimena Rojas.

“No todas las consultas tienen un impacto, porque hay veces en que prometen y los políticos cumplen la mitad”, coincidió Gabriela Solís.

“Es un buen ejercicio democrático, una muestra de que ahora se hacen bien las cosas, un paso para lograr una democracia más equitativa y participativa, como en los países nórdicos y europeos”, indicó Abraham Ayala.

“Es la primera vez que se invita a los ciudadanos a decidir sobre el destino de funcionarios de la vida pública nacional y eso es muy interesante, no sólo es quejarnos como ciudadanos”, refirió Andrés Quintero.

“Es fundamental que las personas vayan a votar, sea por el sí o por el no, porque con este ejercicio los ciudadanos ya tienen una herramienta para incidir en la toma de decisiones”, expresó Jesús Montoya.