CIUDAD DE MÉXICO, 18 de febrero de 2020.- Por enésima ocasión el Pleno de la Cámara de Diputados tomó la tribuna para condenar un hecho más de feminicidio, en esta ocasión el caso de la pequeña Fátima de siete años quien fuera encontrada sin vida el pasado fin de semana en Tláhuac, y que provocó la discusión de un punto de acuerdo para exhortar a las autoridades a implementar las políticas necesarias que garanticen una vida libre de violencia a mujeres y niñas del país.

Con diferentes expresiones de repudio, dolor y reclamos, en pancartas, mantas o como el utilizado por la bancada del PRD que sobre camisetas negras se leía el hashtag #Estamos Encabronadas, o los varios pares de zapatillas y zapatos que las legisladoras del PAN se quitaron y pusieron frente a tribuna durante su intervención, los diputados hicieron un llamado de justicia por Fátima, Abril, Ingrid y los miles de casos de mujeres asesinadas.

En ese sentido, la diputada de Morena y presidenta de la Comisión de Igualdad de Género, Wendy Briseño, aseguró que desde el inicio de la Legislatura han trabajado para dar visibilidad a la emergencia, al legislar en diversos aspectos en la materia como violencia política en razón de género, obstétrica, violencia digital, mecanismo de atención como las alertas ante la violencia de género, del feminicidio como delito para la prisión preventiva oficiosa.

Asimismo, pidió trabajar en la prevención de cualquier acto violento en las diferentes esferas sociales, desde la familia, el trabajo, las escuelas, los centros sociales, deportivos y las instituciones. Que la defensa de las mujeres y niñas sean compromisos serios, sin sesgos ni mezquindades políticas y partidistas.

Los protocolos de atención deben ser reconocidos por todos los integrantes de las instituciones, con especial énfasis en las instituciones educativas. La perspectiva de género y los derechos humanos deben ser las luces en el camino para el acceso a la justicia y la protección judicial a favor de las mujeres”, aseveró.

En tanto, del PRI, Laura Barrera, aseguró que ninguna acción implementada por el actual Gobierno ha dado los resultados esperados, y recriminó el afán de responsabilizar a las administraciones anteriores de haber hecho todo mal.

“A la familia de Fátima nada le sirve un Gobierno que le eche la culpa a los demás; Fátima, como millones de desamparados, exige no ser una cifra más; Fátima clama la unidad nacional y pide a las autoridades y a todos nosotros, responder con altura. Todas ellas, víctimas anónimas reclaman un: Yo acuso y Ya basta.

Por no ser palabras vacías en una conferencia de prensa, ni letra muerta en expedientes encima de un escritorio, ni olvido en la memoria indolente de un país acostumbrado al silencio”, enfatizó.

Por su parte, al referirse también al acuerdo suscrito por la Jucopo, que rechaza y condena todo tipo de violencia en contra de mujeres y niñas, la diputada del PRD Guadalupe Almaguer sostuvo que México es un Estado feminicida y que la violación a los derechos humanos es una constante en lo público y en lo privado, conductas que, dijo, llevan a la impunidad.

Mientras que la diputada de Movimiento Ciudadano, Martha Tagle, afirmó que lo que se demanda son acciones urgentes para acabar con esta violencia que está matando al día a 10 mujeres.

Por lo que propuso sostener una reunión con el secretario de Seguridad y Participación Ciudadana para saber qué hará, y convocar también a un encuentro con los fiscales de todo el país a fin de saber qué medidas emergentes van a emprender para investigar los feminicidios.

En ese mismo tenor, la panista Martha Elena García, exigió resultados, seguridad, justicia y respeto para las víctimas; señaló que la violencia contra las mujeres se resuelve con prevención, justicia y acción contundente del Estado.

A pesar de buscar no politizar el tema, hubo acusaciones por parte del partido mayoritario y sus aliados, al responsabilizar a los Gobierno anteriores del estado de violencia como uno de las causas de lo que hoy se vive en materia de violencia hacia las mujeres.

Lo que fue tajantemente rechazado por la oposición, quienes pidieron no llevar este tema a la raja política y mejor actuar en unidad por un solo fin que es trabajar en beneficio de la seguridad de las mujeres y niñas del país.

El acuerdo suscrito por integrantes de la Mesa Directiva y de la Jucopo, fue aprobado por unanimidad por 446 votos; en este se exhorta a todas las autoridades de los distintos órdenes de Gobierno a sumar esfuerzos con la finalidad de implantar un plan de acción emergente a fin de prevenir, sancionar y erradicar cualquier forma de violencia contra las mujeres y las niñas, y en especial, atender y erradicar el delito de feminicidio.