TLAXCALA, Tlax., 13 de agosto de 2020.- En el Hotel Posada San Francisco la madrugada de este jueves desaparecieron las banderas rojinegras en los tres accesos a este inmueble, sin embargo, el secretario general del Sindicato de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), Justino Hernández Xolocotzi informó que no se ha levantado la huelga y que el proceso sigue.

Al respecto, el dirigente sindical señaló que el día anterior vio colocadas las banderas rojinegras y este jueves habían desaparecido, “tal vez se las hayan robado”, expuso.

Hernández Xolocotzi aseguró, «quienes hayan quitado las banderas, pues tendrán algún interés, pero hay un compromiso desde hace meses y de hecho nosotros ya vamos a interponer precisamente una denuncia penal en contra de quien resulte responsable de quitar las banderas, porque los compañeros tienen algunas evidencias para que la gente que las quitó se responsabilicen».

Asimismo, agregó que no han logrado un acuerdo con los patrones de esta empresa y por ello, los trabajadores se mantienen en la misma postura e incluso indicó que si dicha situación continúa igual puede terminar el año y seguir o podrían pasar años y no se reanudarían labores.

Cabe recordar, que los trabajadores del Hotel Posada San Francisco, ubicado en el costado de la Plaza de la Constitución en el centro histórico de Tlaxcala, dieron el estallamiento a huelga el pasado 5 de junio, luego que estos 56 empleados fueran enviados a descansar por la emergencia sanitaria del Covid 19 en el mediados del mes de abril y citados el 1 de junio a las 07:00 horas para reincorporarse a sus actividades ante el inicio de la llamada nueva normalidad, sin embargo, el dueño nunca les abrió las puertas y los dejó a la deriva.

Ante este hecho, las autoridades estatales refirieron que este conflicto del Hotel Posada San Francisco es un asunto laboral y legal con la empresa Group Bussines Bizmarts S.A. de C.V que tiene arrendado el edificio propiedad del gobierno de Tlaxcala, en tanto, la solución y el proceso se encuentra en las instancias correspondientes.

Así, a más de dos meses del estallamiento a huelga, los trabajadores del Hotel Posada San Francisco se habían mantenido en guardias en esta infraestructura y boteando para conseguir recursos que les apoyaran a solventar sus necesidades de alimento para ellos y sus familias.