TLAXCALA, Tlax., 23 de febrero de 2021.- En recientes declaraciones, el alcalde de Chiautempan, Héctor Domínguez Rugerio, evadió toda la responsabilidad por los actos de violencia que se suscitaron el pasado lunes y que fueron protagonizados por pobladores de Muñoztla.

En cambio, culpó al exalcalde, Antonio Mendoza, por ser quien encabezó las diversas movilizaciones civiles que dieron como resultado varios lesionados y personas detenidas.

Tras su acusación, Domínguez Rugerio se mostró confiado al anunciar que pese a los disturbios y exigencias hechas por los inconformes, continuarán los preparativos para culminar la construcción del polémico panteón que generó la violencia.

Cabe mencionar que el conflicto fue generado por la detención de unos pobladores que se opusieron a la construcción del cementerio, posterior a esto, los vecinos de Muñoztla encabezados por Antonio Mendoza arribaron al primer cuadro de Chiautempan para intentar recuperar a los ciudadanos arrestados.

Tras un diálogo que no dio resultados favorables para los quejosos, se inició con la agresión física entre protestantes y autoridades municipales, a tal grado fue la disputa que los uniformados utilizaron gas lacrimógeno para disipar a los manifestantes, quienes entre sus actos violentos lastimaron al Director de seguridad y quemaron llantas en diversos puntos del municipio sarapero.