Sin separarse del cargo la superdelegada es exhibida a nivel federal por usar recursos públicos para promocionar su imagen de cara a las elecciones de 2021.

TLAXCALA, Tlax., 26 de octubre de 2020.- Cada vez es más obvia Lorena Cuéllar Cisneros por utilizar recursos públicos de la Delegación del Bienestar en la promoción de su imagen ante el incesante empeño de lograr ser candidata de Movimiento Regeneración Nacional (Morena) para la gubernatura de Tlaxcala en el proceso electoral de 2021, de ahí que fue exhibida por el Diario Reforma junto con sus homólogos de otros estados que reproducen las viejas técnicas de corrupción, mismas de las que juraron acabar.

De acuerdo a este reporte, Lorena Cuéllar Cisneros y sus homólogos en las otras entidades han cobrado 2.7 millones de pesos de salaria y aun así, utilizan el personal, programas y recursos económicos en una campaña anticipada.

Se trata, de los superdelegados del Gobierno Federal de Baja California, Baja California Sur, Colima y Tlaxcala, que se alistan por la contienda electoral y para ser elegidos por el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) a la vieja usanza del “dedazo” como candidatos para las gubernaturas, abanderados por Morena, el mismo partido que prometió acabar con las corruptelas de los gobiernos anteriores.

Por ello, desde fechas próximas la delegada Lorena Cuéllar ha intensificado las visitas a las comunidades para la supuesta entrega de apoyos, ello dentro de la llamada “gira del adiós”, antes de presentar su renuncia al cargo en la Delegación del Bienestar, el próximo 31 de octubre, fecha límite dictada por el Gobierno Federal para quienes aspiren saltar a otro cargo de representación popular.

En tanto, aprovecha el tiempo y lo mismo se saca fotos volteando las tortillas en un comal, comienda memelas con las señoras de los pueblos, hasta mostrarse en el campo y comunidades, así como paisajes donde presume se encuentra trabajando, en la supuesta supervisión de obras, entrega de apoyos y hasta la justificación de reuniones, solo para dejar registro de su visita y aprovechar para que la reconozcan de lograr la candidatura.

Entre los superdelegados que se mencionan como posibles aspirantes de Morena se encuentran, Alejandro Ruíz Uribe de Baja California; Víctor Castro Cosío de Baja California Sur; Indira Vizcaíno Silva de Colima y Lorena Cuéllar Cisneros de Tlaxcala, además de Pablo Amílcar Sandoval del estado de Guerrero, quien renunció a principios de octubre precisamente para contender en este proceso.

Lorena Cuéllar y sus homólogos han costado al bolsillo de los tlaxcaltecas y mexicanos, un salario mensual bruto de 126 mil 617 pesos, es decir, más de 2.7 millones de pesos en 22 meses de administración.

La llamada superdelegada Lorena Cuéllar, ha aprovechado los programas Sembrando Vida, Producción para el Bienestar, la rehabilitación de escuelas y supervisión de viviendas para hacerse presente y dejarse notar ante los tlaxcaltecas y que, con ello, la recuerden en caso de lograr su cometido de ser la abanderada de Morena, a la gubernatura y competir por ella, como lo hizo en el 2018 cuando perdió luego de abandonar el Partido Revolucionario Institucional (PRI) para convencer al Partido de la Revolución Democrática (PRD) que era el perfil triunfador y pese “chapulinear” no lo logró y ahora nuevamente brinca a otro partido para intentarlo nuevamente.