El primer mensaje del obispo Julio César Salcedo Aquino a la feligresía para este año 2020 es el retorno de la paz y la misericordia para todos.

TLAXCALA, Tlax., 1 de diciembre de 2020.- El obispo de la Diócesis de Tlaxcala, Julio César Salcedo Aquino, conmino a la feligresía en la primera homilía del año a iniciar el 2020 por el camino de la oración, la recapitulación para recibir la gracia de la conversión en sus vidas y del retorno de la paz y la misericordia a cada uno de los hogares.

En la primer misa del año desde la explanada del Santuario de Ocotlán, donde cada primero de enero se dan cita miles de feligreses para recibir la bendición del inicia del año, el jerarca de la iglesia católica recordó que el primer día del año está dedicado al retorno de la paz como camino de la esperanza, en el que señaló se puede avanzar a través del diálogo, la reconciliación y la reconversión.

Pero sobre todo dijo, es tiempo de misericordia en los corazones y los hogares de todos los tlaxcaltecas, por lo que llamó a los católicos al camino de la oración para recibir la gracia de la conversión en la vida.

Además conminó, a recoger tres formas de bendición, unos con otros, cuando nosotros bendecimos a Dios y la que viene de Dios.

Este miércoles, Salcedo Aquino en su primer mensaje del año, hizo un llamado a la renovación de la fe en la iglesia cristiana y pidió por todos los católicos, “para que en este año que comienza llegue a la presencia del señor el lamento de los que sufren a causa de las guerras y pronto puedan experimentar el retorno de la paz a sus hogares y naciones”.

Finalmente agregó, “para los que hoy nos hemos reunido para dedicar al señor las primicias del este año nuevo vivamos en paz todos los días y podamos ver el día a su fin”, ello al pedir que cada uno de los feligreses presentaran la intención de esta misa en el primer día del año.