TLAXCALA, Tlax., 22 de febrero de 2021.- A casi un año de pandemia, el sector taurino en Tlaxcala se ha visto severamente afectado a causa de la cancelación de corridas de toros y ferias patronales, pues estos eventos representan un detonante económico para las ganaderías, hoteles y negocios aledaños a las plazas.

Pedro Molina, empresario representante de Puerta Grande espectáculos taurinos, comentó que en Tlaxcala se realizan de 60 a 65 festejos con toros de lidia los cuales podían generar 100 empleos directos y 400 indirectos, no obstante, la cancelación de estos eventos hizo que se perdieran los oficios que van desde matadores hasta restauranteros.

Aunado a esto, la cancelación de las corridas de toros y las ferias de Huamantla, Atlzayanca, Tlaxcala, Tetla de la Solidaridad y Chiautempan trajo como consecuencia una pérdida económica de 4 millones de pesos (mdp) por evento cancelado.

En tanto, el empresario taurino dio a conocer que Puerta grande tiene bajo su resguardo a 37 ganaderías que han sido fuertemente golpeadas por la crisis económica a causa del Covid, a tal grado que los toros de lidia empezaron a venderse entre 10 y 20 mil pesos, cuando sus costos antes de la pandemia solían rondar los 60 mil pesos.

Es de mencionar que estos toros que son vendidos a causa de la crisis, no llegan a las plazas taurinas, sino que se van directamente a las carnicerías para la comercialización de su carne, Además, los ganaderos han realizado pequeñas corridas a puerta cerrada para tratar de generar ingresos suficientes.

Lo anterior, debido a que a un toro de lidia se le llega a invertir más de 60 mil pesos en alimentación y cuidados veterinarios, esto para que estén en óptimas condiciones para las corridas.

Por otra parte, Pedro Molina destacó que el sector taurino se ha visto apoyado por la Secretaría de Turismo del estado (Secture) y el Instituto Tlaxcalteca de Desarrollo Taurino (ITDT) pues entre ambas dependencias y los representantes de la tauromaquia han buscado apoyar a los ganaderos y al gremio turístico.