TLAXCALA, Tlax., 15 de mayo de 2021.- En su comparecencia con miras a su reelección, el presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), Víctor Manuel Cid Del Prado Pineda, demostró ignorancia en la materia al no responder con precisión cuestionamientos relacionados con diversidad sexual, dignidad humana y violencia de género.

En un primer momento, Del Prado Pineda fue cuestionado sobre los problema de transparencia económico administrativa durante su gestión, aspecto que le ha costado diversas críticas entre las organizaciones civiles.

El Doctor Francisco Jiménez Ruíz, sinodal, cuestionó a el ombudsperson por los problemas de desfalco que se han detectado durante su administración y que fueron señalados por aspirantes al cargo.

Por lo anterior, el ombudsperson aseguró que en su administración el recurso etiquetado por el Congreso del estado y la devolución del ISR por parte del Sistema de Administración Tributaria (SAT) se aplicó de manera transparente en la adquisición de vehículos para el traslado del personal, compensaciones económicas y en el pago de gastos médicos.

En ese sentido, Del Prado Pineda culpó a los medios de comunicación por potenciar el tema del supuesto desfalco con el objetivo de golpear a la comisión que preside.

El desconocimiento del aspirante y actual ombudsperson se hizo evidente cuando el sinodal Jiménez Ruíz le cuestionó respecto a los señalamientos de discriminación que se han ejercido durante su gestión y el tema de la violencia de género y diversidad sexual.

La respuesta de Del Prado Pineda no convenció a la presidenta de la mesa de sinodales, la Doctora Liliana Cárdenas Morales, quien le criticó al aspirante la forma en la que se refirió a la comunidad LGBTTTIQ+ al no reconocerlos como personas y ejemplificarlos con letras.

“Perdón, pero es la segunda vez que repite ‘cada una de las letras’, son personas, yo no puedo permitir que usted se esté refiriendo a una persona como una letra”, expresó.

Posteriormente, la sinodal Cárdenas Morales preguntó cuál es el significado de dignidad humana, cuestionamiento que no pudo ser respondido por el aspirante, quien con evidente nerviosismo erró al intentar definir y formular su respuesta.

Otros cuestionamientos que no pudieron ser respondidos por Del Prado Pineda fueron la definición del concepto de género, para qué sirve el violentómetro y quién lo diseñó.