Noticias MVS difundió en la víspera un reportaje de una red de tratantes que regreso de Nueva York para operar en el llamado Hotel Sagitario en el municipio de Acuamanala, lo que logró la inspección y suspensión.

TLAXCALA, Tlax., 30 de abril de 2020.- El reportaje a nivel nacional “El coronavirus duerme en un hotel de paso en Tlaxcala” que denuncia el regreso de un grupo de “padrotes” y sus “chicas” de Nueva York para operar en la entidad, tras huir de la epidemia del Coronavirus que azota la ciudad más poblada de Estados Unidos, logró que las autoridades estatales suspendieran al Hotel Sagitario ubicado en Acuamanala.

En su colaboración para la primera emisión de MVS Noticias con Luis Cárdenas, el periodista Óscar Balderas, denunció la prostitución y la trata de personas en tiempo del coronavirus y lo hizo evidenciando a un grupo de “padrotes” que operan en un motel de paso ubicado en la carretera Vía Corta, en la frontera entre Puebla y Tlaxcala.

El trabajo periodístico, señala que en este lugar se rompe la cuarentena con la explotación sexual de mujeres por padrotes de la zona, en un lugar donde no existe agua, jabón o gel antibacterial para desinfectar ni las instalaciones ni a los que concurren al sitio.

Asimismo, narra que se trata de 50 padrotes de la banda de “Los Motos” que operaban en Nueva York y que regresaron a Tlaxcala tras huir del coronavirus, además que una de las denunciantes narra que existe contagio de alguno de ellos y que mantienen sexo con sus mujeres explotadas.

Tras evidenciar a nivel nacional este hecho, las autoridades estatales de la Coordinación Estatal de Protección Civil (CEPC), Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios de Tlaxcala (COEPRIST), la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) y policías municipales de Acuamanala y Quilehtla, realizaron un operativo la tarde de este miércoles para la supervisión y suspensión de actividades por no cumplir las normas de seguridad y funcionamiento, además de encontrar diversas inconsistencias. .

Tanto CEPC como COEPRIST encontraron que el hotel no contaba con documentos vigentes para dar el servicio de alojamiento y tampoco los relativos a las medidas de seguridad de construcción y ante una emergencia, por lo que los responsables fueron notificados de la colocación de los sellos de suspensión.

Ambas dependencias actuaron con base en las facultades administrativas con las que cuentan, pero en torno al tema de la comisión de algún delito, corresponderá a la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) o la Fiscalía General de la República (FGR), llevar a cabo esa parte de manera oficiosa o mediante una denuncia.