TLAXCALA, Tlax., 2 de agosto de 2021.- Lograr la inscripción de Patrimonio Mundial es incluirse en una lista de más de mil monumentos culturales y de la naturaleza que por su valor deben cuidarse para el mundo, por lo que el título logrado para el Conjunto Conventual Franciscano y Catedralicio de Nuestra Señora de la Asunción no tue una competencia, sino mostrar lo excepcional de esta joya arquitectónica de Tlaxcala, destacó José Antonio Durán Aguilar, uno de los coordinadores del estado que construyeron este expediente presentado a la UNESCO.

Aguilar Durán, refirió que este reconocimiento no se cimienta en una competencia internacional con otros países y sus complejos naturales o culturales, sino que simboliza un reto local para dar a conocer la relevancia y el valor del patrimonio de México y de los tlaxcaltecas, ante la por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Asimismo, manifestó su opinión acerca del grado de dedicación que significó la declaratoria del Conjunto Conventual Catedralicio de Tlaxcala, asegurando que debían mostrarle a la UNESCO que la entidad representaba valor universal excepcional a través de este inmueble.

Esta postulación, reiteró no es una competencia internacional entre los países postulantes, sino que personifica un conocimiento relevante a nivel nacional que debe compartirse a partir de un patrimonio natural, arqueológico, arquitectónico o inmaterial.

Además, enfatizó que este tipo de declaratorias se ganan a partir de las directrices establecidas por la UNESCO, asegurando que todos los aspirantes tienen las mismas oportunidades y obstáculos de competir en dichos reconocimientos internacionales.

Para finalizar, Aguilar Durán comentó que el valor de este reconocimiento en México se nutre de la memoria, la dignidad, de la estima individual y colectiva de un pueblo tan importante como Tlaxcala, que permite la relectura de la historia nacional y el aprecio por la diversidad y riqueza del territorio mexicano.