Se trata de las entidades bancarias, supermercados, gimnasios y mercados municipales.

TLAXCALA, Tlax., 25 de septiembre de 2020.- Tlaxcala a se encuentra en semáforo epidemiológico de color amarillo con riesgo máximo de contagios sino se siguen los protocolos de salud, mismos que han sido relajados en bancos, supermercados, gimnasios y mercados municipales donde las aglomeraciones diarias son constantes, refiere el catálogo de riesgos de la Comisión Estatal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios del Estado de Tlaxcala (Coeprist).

La Coeprist desde la llegada del SARS-CoV-2 a la entidad especificó los lineamientos de prevención sanitaria que tenían que seguir todos estos establecimientos comerciales.

Hasta el momento, todos los lugares anteriormente mencionados trataron de seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias, además que negocios como los gimnasios tuvieron que cerrar sus instalaciones temporalmente, para evitar clausuras totales.

No obstante, instituciones bancarias como Santander, Banamex, BBV Bancomer, además de Teléfonos de México (Telmex), televisión por cable como IZZI y otras empresas, mantienen la aglomeración de usuarios en largas filas y horarios prolongados sin la sana distancia.

En Tlaxcala, todas las actividades económicas reiniciaron sus labores con una mayor movilidad, no obstante, tanto negocios esenciales como de riesgo máximo relajaron las medidas sanitarias.

En un recorrido realizado por Quadratín Tlaxcala en diversos negocios clasificados como de “riesgo máximo” por la Coeprist, se visitó instituciones bancarias ubicados en la capital del estado, además de Bodega Aurrera, el mercado municipal Emilio Sánchez Piedras y algunos gimnasios, esto para verificar que tan apegados están a los protocolos de salud.

Las entidades bancarias desde el mes de marzo mantienen el control de ingreso a sus instalaciones con un restringido número de cuenta habientes, no obstante, fuera de ellos permiten filas de hasta 50 o más personas por largos tiempos y sin el distanciamiento mínimo de metro y medio entre asistente y asistente.

Incluso, no todos en las filas mantienen el uso constante de cubrebocas, caretas, además del uso gel antibacterial y la toma de temperatura de los clientes bancarios, sin embargo, para su ingreso se solicita el uso de algún Equipo de Protección Personal (EPP).

Empero, se pudo observar que en bancos como Banorte, BBVA y HSBC se relajaron ligeramente las medidas de prevención, pues dejaron de aplicar gel y checar la temperatura a los socios bancarios, en este sentido, Citibanamex y Santander continúan realizando estás acciones, además de que dentro de las instalaciones se encuentran diversos dispensadores de gel antibacterial al alcance de clientes y personal.

En segunda instancia, el supermercado Bodega Aurrera en la capital de Tlaxcala, continua aplicando gel antibacterial en la entrada de la sucursal y se niega el acceso a las personas que no portan EPP, no obstante, es aquí donde la irresponsabilidad surge por parte de la población que asiste a este lugar, pues dentro del establecimiento se ignora casi por completo conceptos básicos como la sana distancia.

Similar a lo anterior, en el mercado Emilio Sánchez Piedras ubicado en la capital del estado, por un tiempo se instalaron filtros sanitarios en las diferentes entradas del mercado, sin embargo, con la activación del plan de salud de la Secretaría de Salud (Sesa) a través de las “brigadas municipales” dichos filtros fueron retirados y la mayoría de los locatarios no mantienen el uso constante de cubrebocas y gel antibacterial a sus clientes, aunado a que personal de la Dirección de salud del ayuntamiento capitalino y brigadistas se encuentran circulando dentro del mercado para ofrecer cubrebocas a personas que no lo portan.

Finalmente, en el caso de los gimnasios en la zona de la recepción, vestidores y maquinaria de entrenamiento corporal se encuentran dispensadores de gel y líquido sanitizante con el que los usuarios limpian los artefactos antes y después de usarlos,
con una toalla que se les entrega al momento de ingresar a las instalaciones.

Además, la visita a estos lugares es limitada y se realiza con previa cita.

Cabd mencionar, que estos negocios a finales de marzo tuvieron que cerrar sus puertas al público y desde su reapertura en el mes de julio, se encuentran en constante vigilancia por la Coeprist.