CIUDAD DE MÉXICO, 28 de julio de 2021.- En la temporada de invierno, la neumonía es más frecuente en cierto tipo de pacientes, por ejemplo, en los adultos se presenta en quienes generalmente ya tienen otro tipo de enfermedades como diabetes mellitus, hipertensión arterial, insuficiencia cardiaca, falla renal, anemia, leucemia o algún tipo de cáncer.

Por ello, el doctor Carlos Robledo Fajardo, neumólogo de la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) No. 1 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), recomendó a la población no practicar la automedicación para no enmascarar síntomas y permitir al personal médico realizar el diagnóstico oportuno y a la vez evitar alguna complicación del padecimiento.

“El organismo, de acuerdo con su potencial de inmunidad o protección, determina si el virus es destruido o permite que haya invasión a nivel celular; esto último promueve la secreción de moco, el cual se va extendiendo hasta una parte del pulmón, lo que provoca la presencia de tos, flema, dolor de pecho y espalda, o dificultad para respirar”, señaló.

La neumonía es una secreción que inunda los alvéolos pulmonares, los cuales tienen por función recibir el oxígeno del medio ambiente, y cuando existen gérmenes como virus, bacterias o bacilos, son ingresados al torrente sanguíneo a través del endotelio, que es la pared que los cubre.

Esta enfermedad es infecciosa y es causada por una bacteria o virus, que inflama los pulmones y genera acumulación de pus, secreciones y líquidos en los alvéolos pulmonares, lo que debilita la distribución de oxígeno a la sangre. Cuando los niveles de oxígeno en la sangre bajan demasiado, las células dejan de funcionar normalmente y el paciente puede, incluso, morir.

Dijo que a estos datos también se pueden sumar cansancio, calentura y escalofrío. Robledo Fajardo indicó que en la población se tiene el mal hábito de estornudar o toser frente a las personas, por lo que una manera de evitar el contagio es que la persona que estornuda o tose debe hacerlo en un pañuelo o en la parte interior del brazo, a la altura del codo, para no propagar el virus.

Comentó que al inicio de la enfermedad, el o la paciente con neumonía siente dolor en garganta y de cabeza, aunque de acuerdo con las defensas del paciente, la sintomatología puede limitarse, o bien, entrar al cuadro de neumonía.

Agregó el especialista que es común atender a pacientes que descuidaron o abandonaron su tratamiento de otras enfermedades y se complicaron con una neumonía, por lo que ingresan a la unidad a través del servicio de urgencias.​