MORELIA, Mich., 22 de mayo de 2020.- La casa es el lugar más peligroso para las mujeres que sufren violencia, porque es el espacio de dominio del agresor y el aislamiento social ahora es su aliado para concretar la agresión, afirmó el especialista en derechos humanos, género y democracia, Pablo Navarrete. D

entro de la casa, los espacios de mayor riesgo son la cocina, porque ahí se encuentran objetos punzo cortantes como cuchillos y picahielos, así como el espacio donde se guardan las herramientas de trabajo, desde una llave de cruz para cambiar una llanta, una pala, un pico, un desarmador o cualquier otro objeto con el que se puede lastimar.

Durante la llamada cuarentena la violencia contra las mujeres se ha disparado de forma exponencial, porque de un día para otro la casa se convirtió en centro de trabajo, en escuela, en guardería, en cancha de juegos, cuando la mayoría de los hogares no cuenta con la infraestructura para esas actividades.

Además, está la desesperación de haber perdido el empleo o la incertidumbre de perderlo y, si la convivencia es con un agresor que enfrenta síndrome de abstinencia porque no dispone de alcohol o drogas, o tiene vínculos con el crimen organizado y cuenta con una pistola, son escenarios no previstos cuando se dispuso el Quédate en casa como medida sanitaria.

Las medidas de seguridad que recomienda en esos casos son no permanecer en lugares donde haya objetos con que los que las puedan lastimar, que vaya generando ruta de escape de ella y sus hijos y las personas que tengan a su cuidado.

Llamar al 911 para que se haga salir al agresor, porque es él quien tiene que salir, y no las víctimas, y mientras tanto resguardarse en un espacio seguro, como puede ser el baño o donde haya puertas metálicas que no puedan ser violentadas fácilmente.