CIUDAD DE MÉXICO, 2 de agosto de 2021.- El titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Santiago Nieto Castillo, advirtió que entre los mecanismos que utilizan los delincuentes para financiar los crímenes de trata de personas, no implican sólo el flujo de efectivo, sino que en muchas ocasiones generan empresas fachada y los consumidores realizan transferencias por otro tipo de conceptos.

 En la inauguración del foro Hacia los diez años de la ley contra la trata de personas, desafíos, retos y perspectivas, señaló que, a la vez, estas compañías pagan sueldos y salarios a los grupos delictivos que vigilan a niñas, niños y a jovencitas.  

“México tiene una enorme deuda con niñas y niños por lo que debemos crear espacios en los centros turísticos, para tener mayor control sobre este tipo de actividades que lesionan la dignidad de las personas”, expresó el titular de la UIF. 

A 10 años de la entrada en vigor de la Ley para combatir la trata de personas, el presidente de la Junta de Coordinación Política, Ricardo Monreal Ávila, consideró necesario actualizar este marco normativo con el fin de establecer mecanismos que profundicen la cooperación internacional para erradicar esta forma de esclavitud moderna.

De acuerdo con la Organización de Naciones Unidas (ONU), hay más de 50 millones de personas en estas condiciones alrededor del mundo, donde siete de cada 10 víctimas son mujeres y tres de cada 10 son niñas y niños. 

 La delincuencia organizada trasnacional aprovecha las condiciones, el engaño y la vulnerabilidad de las personas para obligarlas a realizar trabajos sexuales, extraer sus órganos o cometer otros ilícitos, advirtió el senador de Morena. 

Por ello, conminó a persistir y actualizar la estrategia contra las nuevas formas de esclavitud que siguen vulnerando los derechos humanos y, como sociedad, estar alertas e informados para evitar ser víctimas y denunciar cuando seamos testigos, así como no consumir bienes y servicios provenientes de la trata de personas.