CANCÚN, QRoo, 9 de noviembre de 2020.- Policías de Quintana Roo y de Benito Juárez dispararon esta noche a manifestantes y a reporteros que cubrían la marcha contra los feminicidios en esta ciudad.

Nuestro compañero de Quadratín Quintana Roo, Santiago Hernández, al grabar el ataque policiaco fue amenazado y posteriormente golpeado en la cabeza por policías del Ayuntamiento de Benito Juárez y del Mando Único.

Varios reporteros resultaron golpeados y una compañera, Cecilia Solís, fue herida de bala.

Los policías comenzaron a disparar luego de que los manifestantes de la Fiscalía se trasladaban al Palacio Municipal de Benito Juárez.

Los policías agredían a todo aquel que grababa los disparos que hacían para dispersar a la gente.

Salvador Contreras, segundo visitador de la Comisión de Derechos Humanos de Quintana Roo, informó que fueron varios reporteros agredidos por la policía de Quintana Roo, entre ellos Santiago Hernández, y Cecilia Solís, quien recibió un disparo en la pierna y afortunadamente está fuera de peligro, la bala entró y salió de su pierna.

Mencionó que él estuvo en la manifestación y que los policías comenzaron a disparar cuando las y los manifestantes, niñas, adolescentes y jóvenes, algunos de los cuales rompieron cristales de autos, hicieron pintas e incendiaron la puerta de la Fiscalía de Quintana Roo, cruzaron la Glorieta conocida como Del Ceviche y se dirigían al Palacio Municipal.

Ahí fue cuando varios policías comenzaron a golpear a los periodistas que los grabaron haciendo disparos.

El Segundo Visitador comentó que hay ocho personas detenidas.

Nuestro compañero, que estuvo presente en toda la manifestación, fue primero amenazado para que dejará de grabar, por lo que mostró al policía que trató de amedrentarlo y al seguir con su grabación, fue golpeado por policías en la cabeza frente a un secretario del Ayuntamiento de Benito Juárez que gobierna la alcaldesa Mara Lezama.

La Agencia Quadratín condena la agresión de los policías hacia nuestros compañeros periodistas por el solo hecho de hacer su trabajo y exige al gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín, y al Ayuntamiento de Benito Juárez, garantías para realizar el trabajo periodístico sin inhibirlo y demanda una sanción ejemplar y expedita para los policías agresores.

Asimismo, condena que usen balas para amedrentar a quintanarroenses, en su mayoría mujeres, que se manifestaron inicialmente para exigir resultados ante el incremento de feminicidios en Quintana Roo.