MORELIA, Mich., 6 de enero de 2019.- Luego de las comidas en exceso que dejaron las posadas y fiestas decembrinas, uno de los propósitos de año nuevo es bajar de peso, ya que en promedio, las personas suelen subir hasta cinco kilos durante la temporada.

Es así que en los primeros meses del año las inscripciones a los gimnasios aumenten, pues hacer ejercicio y cuidar la alimentación es una de las promesas más comunes que se hacen hombres y mujeres, aunque con el paso de los meses lleguen a abandonar el nuevo hábito.

“Tenía sobrepeso, pesaba 130 kilos cuando empecé a entrenar”, dijo Samuel Orozco, un chofer de taxi que tiene más de cuatro años ejercitándose, ya que por su trabajo pasa la mayor parte del tiempo sentado, lo que favorece que gane unos kilos de más.

Señala que afortunadamente, en ese entonces no padeció problemas de salud y que su motivación fue simplemente tener un estilo de vida más sano, por lo que dedica una hora y media a ejercitarse durante seis días a la semana.

Rosa, es una de los usuarios del gimnasio, quien reconoció que se propuso ejercitarse para bajar de peso, aunque también lo hace para distraerse y tener un estilo de vida más saludable.

“Es bueno empezar el nuevo año con metas de adelgazar porque comimos mucho durante las fiestas decembrinas y también para estar bien de salud”, comentó.

Andrea lleva tres años realizando diversas rutinas en el gimnasio y confiesa que no lo hizo para bajar de peso.

“Es algo que se debe de llevar para toda la vida si no, no sirve de nada. Espero que las personas que apenas adoptaron esta rutina les dure más del mes”, mencionó.

Eduardo García, instructor en Gold Gym Fitness, indicó que durante la primera semana del año aún no se nota el incremento de usuarios en los gimnasios, y que en su experiencia, es a partir de las siguientes semanas cuando aumentan las inscripciones.

“Al inicio sí se empieza a saturar un poco y si la gente sigue viniendo en los siguientes meses se les empieza a hacer un hábito y se quedan todo el año. Es preferible que lo adopten por salud, porque muchas veces lo hacen por verse bien”, refirió.

Al respecto, el médico psiquiatra Carlos Alberto Bravo, subdirector del Hospital Psiquiátrico de Morelia, explicó que es común que las personas abandonen el ejercicio porque no viene de un verdadero autoconocimiento de la necesidad de un cambio, sino que se trata de una motivación débil.

“Para los humanos los simbolismos son importantes, y con el inicio de un nuevo ciclo, se proponen, con buenas intenciones, cambiar algunos aspectos como hacer ejercicio o cuidar su alimentación para dejar atrás lo que les hizo mal”, apuntó.

Agregó que dentro de los muchos propósitos de año nuevo, bajar de peso es uno de los más recurrentes para las personas.

“Empiezan a ir al gimnasio, pero a las semanas regresan a su estilo de vida, abandonan el ejercicio, se sienten cansados”.