TLAXCALA, Tlax., 11 de julio de 2019.- El GPS del conductor de un autobús de turistas que tenía como destino arribar al Convento de San Francisco, le dio una indicación errónea y provocó que el chófer se metiera en sentido contrario por la Calle Xicoténcatl de la capital del estado de Tlaxcala.

Dicho fallo de indicaciones tecnológicas, obligaron al chófer a maniobrar por la estrecha calle, donde incluso, al menos tres elementos de la policía de tránsito colaboraron para obligar a los vehículos que transitaban en el sentido correcto a poner reversa y dejar que el autobús con exceso de dimensiones pudiera encontrar el rumbo.

Después de 10 min en la que los oficiales de tránsito despejaron la calle, el desorientado chófer tuvo la vía libre de obstáculos para retomar el camino.

Ante esta violación al reglamento de tránsito, los oficiales optaron por no levantar ninguna sanción, ya que decidieron omitirla por el nulo conocimiento del conductor de las calles de la ciudad capital.