MORELIA, Mich., 16 de mayo de 2021.- En Michoacán, la cantidad de partos por cesárea podría llegar casi al 50 por ciento, señaló la psicoterapeuta y parte del comité que organiza el tercer Foro Nacer en México, Rosa María Pineda, quien manifestó que ya se busca la creación de un observatorio de violencia obstétrica en la entidad, porque quienes reciben quejas en ese sentido, no están preparados.

Desde 1985, señaló la psicoterapeuta, los profesionales de la salud de todo el mundo han considerado que la tasa ideal de cesáreas debe oscilar entre el 10 y el 15 por ciento.

Desde entonces, dijo, las cesáreas son cada vez más frecuentes, tanto en países desarrollados como países en vías de desarrollo.

Rosa María Pineda señaló que la cesárea, cuando está justificada desde el punto de vista médico, es muy eficaz para prevenir la morbilidad materna y perinatal, pero se ha detectado que actualmente, por cada 100 nacimientos, se llevan a cabo 45 cesáreas, lo cual ya es preocupante.

La práctica de la cesárea conlleva riesgos inherentes, dijo, de tipo quirúrgicos y analgésicos, convirtiéndose en una preocupación del sector salud nacional, tanto en el ámbito público como el privado.

La psicoterapeuta señaló que de cada 100 mujeres embarazadas, 23.3 por ciento tuvieron cesáreas programadas, lo cual hace pensar que fueron innecesarias. Sin embargo, el 22.8 por ciento tuvieron cesárea de emergencia, las cuales sí tuvieron justificación.

En datos oficiales, dijo, los tres estados que presentan los porcentajes más altos de realización en cesáreas, fueron Tamaulipas, Nuevo León y Ciudad de México, mientras que los estados con más cesáreas de emergencia, fueron Tlaxcala, Aguascalientes y Baja California.

Señaló que los partos bajo esta vía, tienen una tasa más alta en lesiones de órganos abdominales, como la vejiga y el intestino, además de afectación en vasos sanguíneos, presencia de infección en la herida quirúrgica y del útero, del tracto urinario, así como complicaciones tromboembólicas y hemorrágicas.

También se asocia a un mayor riesgo, dijo, de que la placenta se adhiera al útero en embarazos posteriores,.

Además, la herida quirúrgica debilita el útero, aumentando el riesgo de ruptura uterina en embarazos posteriores, esto pone en riesgo la salud, tanto de la madre como del neonato.

Sin embargo, dijo, el Foro Nacer en México también tiene el objetivo de señalar las consecuencias emocionales; mujeres que llegan a tener síndrome de estrés postraumático por la vivencia violenta su parto, lo cual afecta la manera en que se vincula con su cría; “además callan por vergüenza, por eso es importante visibilizar los casos inadecuados, que sepan que se puede hablar, y que se enteren de las consecuencias físicas y emocionales”, refirió.

El número de cesáreas en Michoacán es aproximadamente del 50 por ciento, y muy poca gente se atreve a tener un parto vía vaginal por muchos estigmas que hay alrededor de esto, pero también por la mala información, dijo, y la violencia que existe alrededor del parto vaginal en el sector público. Lo anterior ha orillado a que las mujeres tengan una cesárea innecesaria; “muchas veces se provoca justamente por el maltrato.

Las personas que sufren esto podrían acudir siempre en buscar espacios de denuncia para mujeres, el problema es que las personas que están al frente de estos sectores de denuncia, no están informados acerca de la violencia obstétrica, entonces es complicado que las mujeres puedan denunciarlo”, indicó.

Es por esta razón, dijo, que están organizando ya un observatorio de violencia obstétrica en Michoacán, para que las mujeres puedan tener un espacio para la denuncia, y sepan que pueden hablar sobre lo que sucedió durante su parto.