Ministros antiabortistas y el llamado a la lactancia
[email protected]

TLAXCALA, Tlax., 2 de agosto de 2020.- El contrasentido en torno a las mujeres se instaló una vez más en estos días. Por un lado se rechaza la despenalización del aborto en Veracruz y por otro, en un llamado vital de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se pide estimular la lactancia materna. Ambas situaciones que giran estrictamente en torno al género femenino pone al descubierto por un lado, la discriminación que se ejerce sobre un género al sancionarlo por no querer tener hijos y ejercer el derecho sobre su cuerpo y por otro, lo esencial de participar en el fundamento de la lactancia para la fortaleza del género humano. Si se cumplieran los lineamientos internacionales de lo derechos de las mujeres, ambas situaciones no se opondrían si se aplican con legitimidad. La maternidad debe ser opcional y al ser definida a favor, todos los elementos que la nutren, se desarrollan plenamente. Una mujer que tuvo un hijo deseado hará lo imposible por volcar sobre él todas las defensas vitales que una madre puede dar en los primeros tiempos del nacimiento. La obligación que se trata de imponer a fuerzas a las mujeres de cumplir un desempeño impuesto por la naturaleza, lleva a extremos de fascismo en algunos estados, sobre todo los gobernadores por el PAN, que someten a mujeres que abortaron a duras penas de prisión.

MINISTROS RETRÓGRADOS CONDENAN A MUJERES. APOYO A LA ULTRADERECHA


El sorpresivo rechazo de cuatro ministros de las primera sala de la Suprema Corte, de cancelar la penalización del aborto en Veracruz, lanzó un mensaje de retroceso a una lucha feminista que demanda el respeto a su propio cuerpo y decisiones. La resolución de un juez de amparo a favor de eliminar las penas a mujeres que han abortado, fue vetada por los cuatro ministros, con la postura en contra del ministro Luis González Alcántara. La reacción no se hizo esperar de parte de los colectivos feministas en tiempos en que se avizora una lucha de Morena por generalizar la ley permisiva en todo el país y cuando la derecha del PAN y personas de ultraderecha como la senadora independiente Lily Téllez, se pronuncian en contra. El comité de Derechos Humanos de la ONU fijó su postura en torno al aborto voluntario en su Observación General número 36 redactada en 2018 y puesta en vigor en 2019: “Las cuestiones relacionadas con el acceso a un aborto seguro y legal son la esencia fundamental de la mujer a la igualdad, la seguridad, la privacidad y la salud física y mental y estas condiciones son previas para el disfrute de otros derechos y libertades”.

LA MUJER, AL AMAMANTAR, FUENTE ESENCIAL DE LA SALUD DEL SER HUMANO: OMS


En medio de la protesta en México por lo que se considera una agresión a un género, al penalizar el aborto en Veracruz y la intervención del máximo tribunal a favor, la OMS inició la Semana Mundial de la Lactancia el primero de agosto, para pedir a ese género su aporte valioso de amamantar a sus hijos. La Secretaría de Salud en el país, respaldó ese llamado. El organismo internacional hace énfasis en lo importante de que los niños solo consuman la leche materna hasta los seis meses (sin tomar agua) y a partir de esa edad, empiecen a ingerir purés de frutas y verduras. No se elimina el aporte materno, porque el organismo sugiere su utilización al mismo tiempo que el alimento sólido, hasta los dos años. La campaña advierte sobre todos los efectos benéficos de la lactancia, cuando se ha disminuido en muchos sectores esa aplicación. En su Documento Normativo de 2012, resolución 65.6 de metas nutricionales al 2025, el organismo da las pautas para incrementar en el mundo esta medida, cuando en años recientes solo el 38 por ciento de los niños se alimentaba con leche materna o lo hacía en poco tiempo y en forma precaria. En este momento, la OMS señala que el llamado se está haciendo en 177 países como una medida mundial para generalizar el avance en la salud desde los primeros años. El llamado se da en medio de la pandemia que afecta al mundo, cuando su aplicación puede ser determinante como protección para madres e hijos.