CIUDAD DE MÉXICO, 14 de septiembre de 2021.- La cruzada por la paz y la legalidad que encabeza el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, será llevada ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH); el mandatario documentará la parcialidad y discriminación con las cuales  ha sido tratado por el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador. 

El próximo jueves 17 de septiembre a las 11 horas, el mandatario michoacano será recibido por la presidenta de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Rosario Piedra, para interponer una queja ante el organismo argumentado que el titular del Ejecutivo federal ha sido omiso en la relación que debe mantener con el Gobierno estatal. 

Ostentado el expediente en el que advierte el trato diferenciado que ha recibido del Presidente, Silvano Aureoles refiere que desde junio ha solicitado audiencia con López Obrador, sin embargo, han pasado más de tres meses sin que haya recibido una respuesta.  

“Por un asunto elemental de respeto entre los órdenes de Gobierno, el Presidente debería recibirme, hay Gobernadores a quienes atiende hasta dos veces por semana y a mí no me ha querido recibir, eso se llama discriminación, eso es una violación a un derecho fundamental que es la audiencia”, recalca Aureoles en entrevista afuera del edificio de la CNDH en bulevar Adolfo López Mateos,  tras gestionar la cita con la Ombudsperson nacional. 

Silvano Aureoles insiste que además de trato excluyente del Presidente, sus copartidarios, entre ellos el dirigente nacional de Morena, Mario Delgado han proferido amenazas en las que incitan al odio y amagan con llevarlo a la cárcel. 

“Creo que hay una violación sistemática de mis derechos como ciudadano y a eso vengo a ver la Presidenta de la CNDH para presentarle la denuncia que elaboré para la protección de mis derechos”, recalca Aureoles a 17 días de concluir su mandato como Gobernador. 

-¿Confía que a pesar de la cercanía de la Presidenta de la CNDH con López Obrador su queja tendrá un buen cauce?

-Apelo a la institucionalidad, más allá de una supuesta cercanía, la Presidenta de la CNDH debe actuar con imparcialidad velando por los derechos humanos, no cuidando a un servidor público como es el Presidente de la República, sino generando las condiciones para la protección de los derechos elementales. 

En el proceso electoral pasado en Michoacán se violaron derechos  básicos, como el de votar y ser votado, hubo amenazas, secuestros y privaciones violentas a ciudadanos y candidatos, eso es un tema de derechos humanos. Considero que la CNDH debe de actuar porque para eso se fundó esta institución. 

-¿Cómo se explica el trato diferenciado del Presidente hacía usted?

-Sigo sin entenderlo, no sé cuáles serán sus motivaciones o razones, porque el Presidente sistemáticamente se ha negado a recibirme. Dentro del expediente que le entregaré a la titular de la CNDH, también agrego mis diversas solicitudes de audiencia con el Presidente, las cuales he presentado por escrito en distintos momentos. 

No voy a dejar de insistir en mi cruzada por la defensa de la libertad ciudadana y por la seguridad nacional. Hoy, más que nunca, está en riesgo México de convertirse en un narcoestado, cada vez hay más señales, empezando por las formas y los hechos.

Por ejemplo, que el Presidente le agradezca a los delincuentes que se hayan portado bien durante las votaciones o que se traslade a Sinaloa a visitar la mamá de un reconocido capo del narcotráfico y ahora, para coronar toda esta historia, anuncia que el próximo embajador de México en España será Quirino Ordaz una vez que termine su encargo como gobernador de Sinaloa. 

Son señas grotescas y claras de la permisividad, tolerancia y convivencia del titular del Ejecutivo Federal con poderes fácticos que violentan la libertad y que ponen en riesgo la viabilidad de las instituciones, es muy grave lo que está pasando como para dejar de señalarlo. 

Silvano Aureoles sostiene que el Presidente de la República incumplió los acuerdos que tenía para atraer y federalizar la nómina de magisterio y con esto hacerse cargo del pago del salario de los docentes, ante quienes se comprometió en más de ocho ocasiones. 

“Por eso hace unos días, le envíe un mensaje en el cual le dije que se olvide de mí, que no es conflicto con Silvano, sino que se pone en riesgo la educación de niñas y niños, así como la función que ejercen los maestros”, asevera.