CIUDAD DE MÉXICO, 19 de febrero de 2020.- A 14 años de la tragedia en la mina de carbón de Pasta de Conchos donde perdieron la vida 65 personas, el Sindicato Nacional de Mineros, que preside el senador Napoleón Gómez Urrutia, reiteró tres demandas de justicia: el rescate de los cuerpos para tener una digna sepultura; una indemnización justa y adecuada para los familiares; y reabrir la investigación por fuentes independientes para que analicen las causas que originaron el desastre minero.

Arropado por miembros del Comité Ejecutivo Nacional del Sindicato de Mineros, el morenista señaló que esta tragedia pudo haberse evitado, “no fue una tragedia normal, fue producto de la negligencia y la irresponsabilidad de la empresa Grupo México que no quiso nunca atender todas las sugerencias, medidas y propuestas que los trabajadores hacían constantemente sobre los puntos de inseguridad que existían”. 

El líder sindical arremetió contra la complicidad entre el gobierno de Vicente Fox coludido con la empresa Grupo México y señaló a Francisco Javier Salazar, secretario del Trabajo y Previsión Social de ese sexenio, quien es un empresario proveedor de productos químicos de la empresa responsable. 

En conferencia de prensa, el presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social del Senado de la República, destacó la marcha que se lleva a cabo la región Nueva Rosita, en el estado de Coahuila para recordar a los mineros y buscando intensificar las tareas y labores de rescate de cuerpos. 

“Es muy doloroso que a 14 años de distancia todavía estemos buscando la forma de rescatarlos cuando pudo haber sido inmediato y rápido”, lamentó el senador de Morena.

Para Gómez Urrutia, más lamentable aun es que se les haya abandonado a los mineros de la forma en que se hizo, pues de los 65 trabajadores que murieron en el desastre mineros, 63 de ellos siguen a 120 metros de profundidad.

“Ni en las guerras se abandonan los cuerpos de los caídos, menos con los trabajadores que han dedicado su esfuerzo y su vida a acrecentar la producción minera e industrial del país”, dijo al reclamar la negligencia que consideró una cobardía.