TLAXCALA, Tlax., 19 de febrero de 2020.- Cuestionado por los medios de comunicación por la “contraposición” en la que ha caído el PRI como partido político (donde lanzan duros cuestionamientos y criticas al ejecutivo federal) y el PRI como gobierno del estado (donde las autoridades locales parecen ser “dóciles” ante las políticas que emprende el presidente de la república), el dirigente estatal del tricolor, Noé Rodríguez Roldán, señaló que existe una diferencia de contrapesos.

En específico, dichos cuestionamientos hacían referencia a la reciente firma del INSABI a la que accedieron todos los gobernadores del PRI y la incoherencia en la que “pareciera” cae el partido por los pronunciamientos que realizaron tanto la dirigencia nacional y las estatales en contra del nuevo modelo de salud pública federal.

En ese sentido, Rodríguez Roldán dejó entrever que los gobiernos de los estados siempre deberán tener coordinación con el Ejecutivo federal y la opinión de la institución política irá independiente a las acciones de sus gobernantes.

“Lo que debe de hacer el gobierno del estado compartido con la dirigencia, es ser enfáticos en los problemas que afectan a la población y a los diferentes sectores, los gobiernos deben tener relaciones de coordinación con el gobierno federal, independientemente del color que sean”, comentó.

Asimismo, expuso que los principios e ideales del partido están siendo respetados por cada uno de sus representantes en puestos de elección popular, por lo que aseguró que el PRI en Tlaxcala sigue siendo oposición dentro del congreso y en algunos ayuntamientos.

“Entendemos que el gobierno del estado tiene que celebrar una serie de programas y de convenios, porque el gobernador no únicamente tiene el compromiso con los militantes del PRI, es un compromiso con la población independientemente del color”, expresó.