CIUDAD DE MÉXICO, 22 de febrero de 2021.- La Organización Panamericana de la Salud (OPS) informó que en México la pandemia por Covid 19 para diciembre de 2020 había causado 320 mil muertes, esta es la suma de las 125 mil confirmadas y el resto -195 mil decesos- fueron por otras enfermedades, entre estas, padecimientos crónico degenerativos, no atendidos por los servicios médicos u hospitalarios debido a la atención prioritaria de la pandemia.

Cristian Roberto Morales Furihmann, representante de la OPS oficina regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS), al participar la mañana de este lunes, en la Ciudad de México, en el primer Foro por la Salud, organizado por el Movimiento Ciudadano, A.C., aseguró que la pandemia ha golpeado a los grupos más vulnerables socieconómicamente de América Latina.

Agregó que en México, además del rezago, se hizo evidente un manejo clínico desastroso, con falta de rectoría y de capacidad para dirigir correctamente las acciones en función de las necesidades de las personas frente a la pandemia.

Señaló el economista Morales Furihmann-nombrado en octubre de 2018 representante de la OPS en México-  que es necesario repensar las estrategias de los sistemas nacionales de salud, las muertes reflejan la insuficiencia de recursos económicos dedicados al rubro de la salud, así como de falta de personal médico y especializado.

Indicó que 80 países en el mundo están vacunando a sus poblaciones contra Covid 19, y de éstos de siete a nueve países concentran el 50 por ciento de todas las vacunas que se han producido a nivel internacional, esta inequidad podría dar lugar a la aparición de variantes del virus SARS-CoV-2, y complicarse el control.

Actualmente, dijo Cristian Morales Furihmann, hay más de 111 millones de personas infectadas en todo el mundo;  la pandemia ha provocado 2 millones 460 mil muertes, 40 por ciento del total son víctimas de América Latina.

El funcionario aseguró que lejos de visiones catastróficas, todos los sectores de la sociedad: empresarios, industriales y organizaciones de la sociedad civil y los gobiernos tienen ante sí una oportunidad política única para lograr  el sistema universal de salud resiliente -con capacidad de atención- para lograrlo es urgente aumentar el presupuesto público dirigido a la salud.

Ninguna lucha contra la corrupción justifica que el gasto en salud en México sea sólo del 2.8 por ciento del PIB, el más bajo de América Latina; urge invertir en el sector para construir redes integrales de servicios de salud para reforzar el primer nivel de atención, o sea ampliar la atención preventiva como prioridad, sin descuidar la infraestructura hospitalaria, personal de salud suficiente y bien pagado, subrayó Morales Furihmann.

Urgió a realizar una estrategia de atención comunitaria, que no sólo limite a esperar a los enfermos en los hospitales sino que salga a buscar casos de Covid 19 en la comunidad, crear redes de alerta para detección temprana; apoyar el despliegue de vacunación con atención prioritaria de los grupos vulnerables; reforzar la capacidad diagnóstica y la detección genómica para frenar el virus antes de que presente variantes más letales.

Reconoció Morales Furihmann que en México se ha realizado una reconversión de camas de hospital para cuidados intensivos del 380 por ciento, mientras que en América Latina fue del 100 por ciento; esto se debió a que el rezago en nuestro país era mucho más grande, en este rubro.